Cuatro de cada diez usuarios desconocen la normativa

Un usuario de patinete circula por una zona peatonal en el centro de Valencia. / Irene Marsilla
Un usuario de patinete circula por una zona peatonal en el centro de Valencia. / Irene Marsilla

Un estudio nacional revela que el 80% de los peatones se sienten inseguros con vehículos de movilidad personal en sus proximidades

S. V. Valencia

Cuatro de cada diez usuarios de patinete creen que pueden circular por donde quieran, aunque ocho de cada diez peatones y conductores dicen sentirse inseguros cuando hay vehículos de movilidad personal en sus inmediaciones. Son las dos principales conclusiones de un estudio a nivel nacional que evidencia que nueve de cada diez encuestados consideran necesario que se regule cuanto antes la utilización lo antes posible.

El informe «Nuevos sistemas de movilidad personal en ciudad y sus problemas asociados a la seguridad vial», elaborado por Mapfre, evidencia que la mayoría de usuarios de patinete destacan el ahorro de tiempo y dinero que les genera, pero también la incertidumbre legal existente y la inseguridad que les produce. El 17% de los usuarios de patinete admiten haber sufrido un accidente, pero un 68% de ellos dicen que no hubo heridos. Los datos hablan de 300 accidentes de toda la ciudad (48 de ellos en Valencia), cinco fallecidos (Badajoz, Barcelona, Asturias, Girona y Córdoba) y cientos de heridos.

El informe pone de manifiesto la opinión extendida de que actualmente los vehículos de movilidad personal «no están exentos de riesgo», que es necesario regular su uso y que existe un «desconocimiento general» sobre las normas de circulación y pautas de protección, autoprotección y seguridad. Así lo demuestra el hecho de que el 65% de conductores de vehículos a motor y peatones y el 49% de usuarios de VMP no conocen si existe o no normativa sobre el uso adecuado de estos vehículos. Llama la atención, además, que el 40% de las personas que utiliza este medio de transporte, eléctrico y de pequeño tamaño, considera que puede circular por cualquier lugar.

El estudio aporta una serie de recomendaciones con el objetivo de conseguir que las ciudades sean espacios seguros. En esta línea, hace hincapié en la necesidad de este tipo de vehículos, que cada vez son más frecuentes, no pueda utilizarse en carreteras y no se aparquen en las aceras de modo indiscriminado. «Es necesario volver a peatonalizar las aceras», defiende Jesús Monclús, director de Prevención y Seguridad Vial de Fundación MAPFRE.

 

Fotos

Vídeos