Pulso de los vendedores del mercadillo de la Lonja al Ayuntamiento de Valencia

Los Oficiales de Control de Mercados piden las licencias a los comerciantes del mercadillo./J. Montañana
Los Oficiales de Control de Mercados piden las licencias a los comerciantes del mercadillo. / J. Montañana

Montan sus paradas pese a la restricción municipal

MAR GUADALAJARA

«Tenemos todo en regla y aquí podemos estar hasta el 2026, tenemos los permisos», comentaba a primera hora del domingo el presidente de la Federación de Vendedores No Sedentarios, Francisco Campos, mientras montaba su parada en plena Plaza del Mercado.

Los nervios se palpaban en el ambiente. Los más de 70 comerciantes afectados se muestran preocupados «por lo que pueda pasar», decía uno de ellos. En corrillos y mientras descargaban la mercancía, comentan que no van a ceder a la presión: «quieren reducir el mercadillo y pretenden mandarnos detrás a la Plaza de Brujas, porque aquí les molestamos, nos quitan del medio porque estorbamos», señalaba otro de los vendedores. Los comerciantes se plantan ante el Ayuntamiento, que ya ejecuta la nueva ordenanza sobre la limitación de artículos.

El domingo pasado venció el plazo marcado por el Consistorio. Menos de cuatro meses para que los comerciantes liquidaran su mercancía e invirtieran en los nuevos productos permitidos. El domingo se hizo efectiva la restricción: tan sólo sellos, cromos y artículos como libros de lance. Pero la mayoría de los puestos son de productos textiles, complementos, marroquinería y también souvenirs. Tras más de 30 años vendiendo artículos textiles, complementos, marroquinería y también souvenirs, perderán dinero, tiempo y esfuerzo. «Nos echan a la calle, somos más de 70 familias pero al parecer les da igual. ¿Por qué no quieren que vendamos algo que llevamos más de 40 años vendiendo?», se pregunta Campos. A lo que él mismo responde:«Creo que han cedido frente a las presiones de comercios y de los vendedores que montan aquí los lunes y no hay derecho», expone.

«Lo que no es lógico es que en este mercadillo de los festivos se venda lo mismo que durante los extraordinarios, deben vender otros artículos porque estos ya se venden de lunes a sábado, el domingo tradicionalmente es para las antigüedades, libros y cromos, así se marca en la nueva ordenanza, tendrán que adaptarse al nuevo epígrafe», explicó uno de los Oficiales de Control de Mercado del Ayuntamiento que pasa a controlar las licencias y los artículos que estaban venciendo. Algunos creen que con la intención de «pasar parte al consistorio para después sancionarlos».

Por otro lado, José Vicente Domínguez, presidente de la Agrupación Integral de Comerciantes Sin Establecimiento, como vendedor de los lunes ese mismo lugar frente a la lonja recrimina que «no han hecho suficiente, nosotros fuimos los pocos que recurrimos para evitar estas medidas, al contrario que ellos, se han esperado al final porque pensaban que no les iba a llegar nunca».

Más sobre el mercadillo de la Lonja