Los propietarios de 24 alquerías de San Isidro podrán rehabilitarlas tras 6 años de licencias de obras denegadas

Alquerías de San Isidro./josé marín
Alquerías de San Isidro. / josé marín

Las construcciones están en el catálogo de protección patrimonial

MAR GUADALAJARAValencia

El conjunto de 24 alquerías de más de dos siglos de antigüedad que quedaron encajonadas en la V-30 quedando en suelo no urbanizable del barrio de San Isidro, podrán ser rehabilitadas. Tras los sucesivos intentos y las continuas demandas de licencias, los propietarios de estas construcciones podrán acogerse a la norma transitoria del Plan General que ha aprobado este lunes la Comisión de Urbanismo.

Las licencias para su rehabilitación se denegaron por el Servicio de Urbanismo al estar en suelo no urbanizable

Se trata de un antiguo núcleo rural con alquerías y construcciones tradicionales valencianas que datan de entre los siglos XVII y XIX . Con el paso del tiempo quedaron aisladas junto a la autovía de circunvalación de la ciudad. El deterioro de estas viviendas ha ido en aumento y los vecinos se vieron imposibilitados a realizar obras de mantenimiento y rehabilitación al calificarse como suelo no urbanizable.. Posteriormente, este conjunto de 24 alquerías se incluyó en el catálogo de protección de patrimonio histórico. Actualmente, está protegido como Bien de Relevancia Local en la categoría de Núcleo Histórico Tradicional.

Fue uno de los propietarios quien solicitó la rehabilitación, pero al ser denegada habría pedido al Ayuntamiento una modificación de la norma del Plan General, según el presidente de la Asociación de Vecinos de San Isidro, José Luis Ceballos, quien ha señalado a este periódico que se trataba de «una petición enquistada, pendiente desde hace 6 años». El representante de la entidad vecinal ha explicado que «era necesario el cambio para poder otorgar licencias pero las casas están bien, pero es un avance importante porque así esta parte del barrio está dentro de ordenación urbana». Asimismo, desde la asociación creen que el consistorio «debería de ofrecer ayuda económica a quien quiera rehabilitar puesto que se trata de un núcleo histórico al igual que otros de la ciudad como Patraix o Campanar».

La Comisión de Urbanismo ha aprobado normas interpretativas a las que se podrán acoger los vecinos para reformar sus viviendas

Así, este lunes la Comisión de Urbanismo del Ayuntamiento ha dado luz verde a esta modificación; una norma interpretativa a la que podrán acogerse los propietarios de estas construcciones para reformar sus viviendas. La concejal de Renovación Urbana, Sandra Gómez, lo ha anunciado ante los medios tras la Comisión, aclarando que esta medida «es una solución urgente para estas familias, aunque será forma transitoria hasta que se apruebe la ordenanza pero creemos que es responsabilidad del Ayuntamiento favorecer que estas personas vivan en condiciones de habitabilidad y será también importante para el barrio de San Isidro».