La Policía Local de Valencia comenzará a multar el lunes a los usuarios de patinetes eléctricos

Un usuario de patinete eléctrico por la plaza del Ayuntamiento./Irene Marsilla
Un usuario de patinete eléctrico por la plaza del Ayuntamiento. / Irene Marsilla

La concejalía de Movilidad reconoce que no tiene manera de comprobar a qué velocidad circulan los vehículos de movilidad personal

Álex Serrano
ÁLEX SERRANO

Fin a la moratoria. La Policía Local empezará el lunes a imponer sanciones a los conductores de patinetes eléctricos que incumplan la ordenanza de movilidad después de casi tres meses en los que han informado a unas 3.000 personas de las obligaciones que marca el nuevo texto legal.

La ordenanza sienta las bases para la gestión de este tipo de vehículos de movilidad personal (VMP), que hasta la publicación del documento se encontraban en un limbo: no eran ni bicicletas ni monopatines ni, por supuesto, coches, por lo que la policía pedía una herramienta para poder sancionar y controlar la circulación de estos dispositivos.

El texto llegó antes de verano, pero durante estos tres meses los agentes se han limitado a informar a los usuarios, advirtiéndoles de las conductas que acarrearían multa con la ordenanza en la mano. Este tipo de comportamientos van desde conducir con auriculares o utilizando el móvil a hacerlo por aceras o por las zonas acotadas a cada tipo de patinete. Porque la ordenanza divide los VMP en dos clases: A y B. Cada una de ellas puede rodar por unas determinadas zonas: ambas por ciclo calles, calles residenciales, carriles bicis y parques, mientras que los patinetes de tipo A podrán circular también por calles peatonales, lo que no sucederá con los otros. El texto marca distintas velocidades para cada dispositivo entre 10 y 30 kilómetros por hora.

El concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, que presentó con su homólogo de Movilidad, Giuseppe Grezzi, una guía con las líneas maestras de la ordenanza, alabó ayer el «trabajo didáctico» del Cuerpo municipal «tras un periodo muy intenso». «Nuestro objetivo no es poner multas sino conseguir un tráfico calmado y una ciudad tranquila sin accidentes», dijo Cano, que recordó que, en su opinión, la ciudad «no tiene un gran problema en la movilidad urbana con los patinetes eléctricos». Según los últimos datos oficiales facilitados por la concejalía de Protección Ciudadana, en marzo hubo un accidente al día con patinetes implicados, mientras en febrero hubo 15 y en enero, 20.

En otro orden de cosas, en la rueda de prensa en la que se presentó la guía, Cano concretó la idea de una comisión técnica entre su departamento y el de movilidad. Será aprobada en breve por la Junta de Gobierno Local y trabajará de forma conjunta. Se tratará de una comisión de carácter técnico, no de debate; y su puesta en marcha obedece a la voluntad de transparencia del Gobierno Local, tal como explicó Cano. La comisión abordará, por ejemplo, el desarrollo del Plan de Seguridad Vial, que tiene vigencia hasta 2023. Además, la presencia de técnicos de ambas delegaciones se ampliará a otras, como por ejemplo Espacio Público o Cultura Festiva, en momentos especiales como Fallas.

Ordenanza de movilidad en Valencia