El Parque Central de Valencia estrena zona de sombra

Nueva zona de sombra en el Parque Central./LP
Nueva zona de sombra en el Parque Central. / LP

En total se están cubriendo 1.300 metros cuadrados de superficie para dotar de zonas de sombra a este espacio que desde hace meses han visitado miles de personas

EFE

El Ayuntamiento de València ha iniciado la instalación de brezo natural en la pérgola del Parque Central, con la que se han cubierto 1.300 metros cuadrados de superficie para dotar de zonas de sombra a este espacio que desde hace meses han visitado miles de personas.

En un comunicado, el concejal de Jardinería Sostenible y Renaturalización de la ciudad y vicealcalde de València, Sergi Campillo, ha explicado que por el reducido tiempo que hace desde que se abrió al público el Parque Central, «la mayoría de especies arbóreas son juveniles y necesitan un tiempo para crecer y poder desarrollar toda su copa».

Este es también el caso de la pérgola central, que está destinada a ser cubierta por enredaderas «que ahora están creciendo a buen ritmo, pero todavía no dan la sombra que darán cuando su crecimiento se complete», ha concretado Campillo.

Nueva zona de sombra en el Parque Central.
Nueva zona de sombra en el Parque Central. / LP

Es por esto, y ante los comentarios de vecinos, vecinas y personas usuarias del parque sobre la necesidad de más zonas de sombra, que se ha decidido realizar esta intervención, a cargo del Organismo Autónomo Municipal de Parques y Jardines, con un presupuesto de, aproximadamente, 4.500 euros.

Se ha optado por el brezo natural por ser un material fácilmente degradable en unos pocos años, dando tiempo así a las plantas enredaderas plantadas en la base de la pérgola para que colonicen la parte superior y doten así de sombra a toda la estructura.

Nueva zona de sombra en el Parque Central.
Nueva zona de sombra en el Parque Central. / LP

De esta manera, se consigue adelantar la creación de sombra en el camino principal del parque, que prácticamente une los barrios de Russafa y Malilla, sin modificar el diseño original, ya que serán las plantas enredaderas las encargadas de sombrear la zona dentro de unos pocos años.