La muralla islámica de Valencia: qué es, dónde está y cuales eran sus 7 puertas

Restos de la muralla islámica en Valencia. /Jesús Signes
Restos de la muralla islámica en Valencia. / Jesús Signes

Construida en el siglo XI, era de gran perfección

LP.ESVALENCIA

La Muralla árabe de Valencia es una muralla defensiva que empezó a construirse en el siglo XI alrededor de la Ciudad Vieja de Valencia, de la cual todavía se conservan restos menores que han empezado a aflorar junto a la Lonja.

Tras la caída del Califato de Córdoba, a comienzos del siglo XI, Valencia se convirtió en capital de la Taifa de Valencia, y, por lo tanto, experimentó un importante crecimiento urbanístico.

Durante el reinado de Abd al-Aziz ibn Amir (1021–1061) se construyó una nueva muralla con el propósito de proteger a la población y a aquellos que llegaban de otros lugares de Al-Ándalus. Según la descripción que nos ha legado el geógrafo Al-Udri, la muralla era de gran perfección y tenía siete puertas, explica la wikipedia. Estaba construida de cemento y tenía torres semicirculares de obra hasta la última altura, donde se abrían en una sala cercada. En la actualidad pueden verse todavía restos de algunas de estas torres, especialmente en el actual barrio del Carmen, en la Ciudad Vieja de Valencia.

Las 7 puertas de la muralla árabe de Valencia

Las siete puertas de la muralla islámica de Valencia tenían nombre árabe:

1. Bab al-Qantara

Situada aproximadamente donde hoy en día se encuentran las Torres de Serranos. Era la entrada norte a la medina. Recibía este nombre porque había frente a ella un puente mandado construir por Abd al-Aziz ibn Amir que cruzaba el río Turia, el que los musulmanes llamaban «Wadi al-Abiad», de donde deriva «Guadalaviar«. Este puente era el único de piedra de la ciudad.

2. Bab al-Hanax

Situada entre la actual calle de Salinas y la de Caballeros. Era la entrada oeste de la ciudad.

3. Bab al-Qaysariya

Puerta menor que servía de acceso al zoco o mercado, situado en el entorno de la actual calle de les Mantes y del Trench.

4. Bab Baytala

Entrada sur de la ciudad. Situada en el cruce de la actual calle de Cerrajeros y de San Vicente Mártir. Por ella salían las caravanas para Denia, Játiva y Alcira. Según Luis Lamarca, podría ser la Sucronense romana, conocida como Boatella.

5. Bab al-Xaria

Puerta este. Ubicada en la actual plaza de San Vicente Ferrer y conocida antes como de la Congregación, todavía hoy da nombre al barrio de la Xarea o Xerea. Se encontraba donde actualmente se encuentra la iglesia de Santo Tomás.

En época romana era la llamada puerta Pagador.

6. Bab Ibn-Sajar

Situada en la plaza contigua al actual Palacio Monasterio del Temple (orden que tras la conquista de Jaime I se encargó de defenderla). Según el cronista al-Udri estaba orientada hacia La Meca; esta puerta se correspondería con la antigua puerta Marina de época romana. Otros nombres que recibió fue Alī-Bufāt Muley, del Cid y del Temple.

Según el Llibre dels feyts de Jaime I (escrito hacia 1282), es allí donde se pactó izar la «señal real» que sería la prueba de la rendición de la ciudad, esto sucedió el 28 de septiembre de 1238. Según la crónica, Jaime I, cuando vio la citada señal se emocionó y llorando, se postró de rodillas para rezar unas oraciones.

7. Bab al-Warraq

Abierta en la actual calle del Salvador que daría a un puente de madera que comunicaba con unos arrabales al otro lado del río y el monasterio de la Trinidad.

Otros nombres que recibiría serían Catalans, Fulla, o Levante y Sol en tiempo de los romanos.

Lo que fue y lo que queda de la muralla árabe

Desde el siglo XII y siguientes, el área amurallada se extendió en dirección al sur y el este, y va incorporar nuevos elementos defensivos, como las torres cuadradas construidas en tapial sobre base de cemento, o como la muralla exterior, construida entre la muralla y la trampilla. A la vez se reforzaron determinados puntos estratégicos para una mejor defensa. Tal es el caso del Tossal, donde se construyó una puerta apoyada para defender mejor el acceso. Durante las primeras décadas del siglo XIII, Valencia continuó fortificándose ante el avance de la conquista cristiana.

Entre los diversos restos de la muralla árabe que se conservan, hace falta citar la sala de la Plaza del Tossal, un espacio museístico subterráneo donde se pueden observarse exposiciones, abundante documentación sobre la muralla y la Valencia islámica, un fragmento de foso correspondiente a la acequia de Rovella y, un ancho trozo de esta muralla. En el Barrio del Carmen también hay un par de torres, atrapadas en medio de las viviendas, una en la plaza del Ángel y la otra en la calle de la Mare Vella, ilustrada a la foto. También resta algún que otro lienzo de muralla, como por ejemplo en el antiguo pub «Bāb al-Hanax» entre la plaza de Sant Jaume y la calle de Cavallers y también en el «Forn Montaner», entre la calle de Roteros y Palomino o en el edificio el Siglo de la entidad ACPV.

La muralla árabe empezaba en la antigua puerta de Roteros, que se abría aproximadamente por la actual calle de les Roques, al oeste de las Torres de Serranos. Se dirigía en dirección al sur por calle de les Roques, Palomino, plaza del Ángel, plaza Navarros, plaza Beneyto i Coll, calle de En Borràs, Adoberies, calle de Baix, plaza de San Jaime y del Tossal, calle de la Bosseria, plaza del Mercado, María Cristina, Sant Ferran, Moratín, las Barcas, Pintor Sorolla, plaza de Alfonso el Magnánimo y de Tetuán y cuando llegaba a borde río giraba a la izquierda hasta encontrarse de nuevo con la puerta de Bab al-Qantara.

En conjunto, la muralla árabe de Valencia englobaba el barrio de la Seu, la mitad oriental del Barrio del Carmen, la mitad occidental de la Xerea, y el norte del barrio del Mercado.

En rojo, la muralla árabe. En amarillo, la muralla romana. En azul, la muralla cristiana.
En rojo, la muralla árabe. En amarillo, la muralla romana. En azul, la muralla cristiana. / Wikipedia / Falconaumanni

Con la construcción de la nueva muralla cristiana, parte de la muralla fue aprovechada como pared medianera entre casas y en algunas ocasiones sirvió para separar la ciudad cristiana de la morería, que estaba tras el Portal de la Valldigna, en la zona de las calles de Baix, de Dalt y Sant Miquel.

Muralla islámica de Valencia

Dimensiones.
La muralla islámica original tenía 2,5 metros de anchura y luego se le añadió otro muro de 1,50 metros. Llegaba a los diez metros de altura.
Pavimento.
Uno de los aspectos más curiosos es el hallazgo del suelo por donde patrullaban los soldados en la barbacana.
Complejidad.
La excavación se realiza en un edificio con un estado de conservación precario, por lo que fue consolidado antes.
Cerámica.
En la parte del foso han salido numerosos fragmentos que serán estudiados.
Uso.
La previsión es que la finca sea destinada a oficinas y locales vinculados a promocionar la Lonja.