«Llevo aquí más de tres horas esperando»

Pasajeros hacen cola frente a una de las ventanillas de atención al cliente, en la Estación del Norte. /Damián Torres
Pasajeros hacen cola frente a una de las ventanillas de atención al cliente, en la Estación del Norte. / Damián Torres

La huelga en Renfe empieza a desesperar a los viajeros en la estación del Norte

M. GUADALAJARA/ N. VALLADOLID

Alejandro ha llegado la mañana de este viernes desde el aeropuerto a la Estación del Norte de Valencia para coger un cercanías hasta Alcoi. «Tenía que coger el de las 9:20 horas pero no ha salido», dice con tono desesperado. Viaja desde Mallorca con ganas de llegar ya, pero aún le queda bastante espera: «Llevo aquí más de tres horas y espero que el próximo tren salga». No será hasta pasadas las doce y media cuando Alejandro pueda subirse al tren que le lleve a su destino.

A las 12:00 horas se inicia el primer parón de la huelga y los servicios no se retomarán con normalidad hasta las 16:00 horas. Al mediodía, los usuarios se ven afectados por cancelaciones y retrasos. El tren de Cercanías que tenía previsto salir a las 11:28 horas ha sido cancelado. Asimismo, el tren en dirección Castellón con salida a las 12:20 horas también ha sido cancelado. En la línea de media distancia hacia Zaragoza se ha habilitado un autobús para los usuarios.

Ana y Diego son otros dos viajeros afectados. «Íbamos a coger el tren de Gandia a las 12.11 horas y nos lo han cancelado. Los otros que nos podrían servir también. Nos va a tocar coger un taxi porque no podemos esperar al siguiente», indican.

Una señora mayor arrastra una maleta enorme en el hall de la estación del Norte. «Me iba a un balneario y han cancelado el tren a Castellón. Estoy yo sola, ¿qué se supone que he de hacer ahora? Me voy a ir a reclamar y a ver qué solución me ofrecen, porque tengo prisa».

Encarna, otra de las afectadas, comenta que «lo bueno es que no trabajamos ni tenemos prisa, porque entonces a ver qué hacíamos. Nos tocará esperar, qué remedio».

Teresa lleva esperando desde las 8 de la mañana. «He ido a reclamar, pero ¿de qué sirve? No me han solucionado nada, me han dicho que esperara al tren de las 12.50, y aquí estoy. Se hace pesada la situación, la verdad».

Josefina afirma que ha comprado los billetes para Castellón en las máquinas porque «en las ventanillas había mucha cola. Y claro, ahí en ningún momento indica que haya trayectos cancelados. Así que ahora tengo un billete para un tren cancelado, he ido a atención al cliente y me han dicho que me espere una hora al siguiente».

Esta viajera comenta que no le gusta la gestión de la huelga. «A quien fastidian es al ciudadano y encima esta es la peor época del año. Yo al menos no tengo que trabajar, pero la gente que sí...»

Una joven espera sentada en el suelo junto a su mochila y una bicicleta. «Llevo más de una hora aquí y me acaban de informar de que esto se puede alargar», dice Leidy. Tenía un billete a Castellón pero su tren ha sido cancelado. «Salía uno a las 11:15 horas pero se retrasó hasta las 12:20 horas ahora me dicen que puede que tampoco salga y ya leo el cartel de cancelado», comenta algo enfadada. No sabe si podrá coger el tren: «puede que tenga que comer aquí en la estación, me ha pillado por sorpresa».

Muchos de los viajeros vuelven de vacaciones, la mayoría de ellos han visto truncados sus planes. Mikel ha llegado a la ciudad pronto esta mañana para hacer unas compras en Valencia para su nueva estancia en Lyon. «Voy a estudiar un máster allí, necesitaba hacer unos últimos recados antes de irme, pero me he encontrado con el tren cancelado hacia Gandía», explica el joven con preocupación, ya que «creo que esto puede afectarme aún más: no sé si mi tren a Barcelona, desde donde vuelo hacia Lyon, saldrá esta madrugada», añade.

Maria y su hija son de Portugal. «Tenemos que coger un tren a Sevilla, y luego al Algarve. Aún no sabemos si nos han cancelado el tren, pero estamos bastante nerviosas, porque vemos la situación. Así que esperamos delante de los paneles a ver qué nos pasa. Si cancelan, tendrán que buscarnos la vida para dormir aquí. Ayer sí que oímos algo de la huelga por la tele, pero la verdad es que no creemos que se haya informado lo suficiente».