450 guías acompañarán a los recién llegados

I. HERRERO VALENCIA

Unos 450 traductores e intérpretes voluntarios de lenguas africanas, árabe, inglés y francés recibirán a los inmigrantes del Aquarius para facilitarles los trámites y transmitirles cercanía y esa tranquilidad que se siente al saber que te entienden en un país ajeno.

Es el caso de Toni, de Ghana, que domina el inglés y una veintena de dialectos africanos o de su compatriota Richard, que aspira a hacer más llevadero el momento que vivió hace años, sin ningún apoyo. «La llegada siempre es angustiosa y encontrar a alguien que te puede entender te da mucha calma», relata.

Entre las más de 800 personas que respondieron al llamamiento realizado a escuelas oficiales de idiomas, universidades y ONG, figuran también valencianos que hablan inglés y francés como Rafael, maestro y traductor, o Elena, bibliotecaria en el barrio de Nazaret y decidida a «interpretar no sólo idiomas, también emociones». Todos quieren aportar su granito de arena al dispositivo 'Esperanza del Mediterráneo'.

Se trata de «intentar, desde el principio, establecer un vínculo con el traductor y la persona que viene para que, a lo largo del proceso, pueda estar acompañado por la misma persona», explica Miguel Ángel Rodríguez, de Cruz Roja. Tratarán de que esté a su lado hasta mañana, a falta de cuadrar la disponibilidad de los voluntarios los próximos días, en turno de mañana, tarde o noche.