Un desierto de solares domina el Cabanyal

Aparcamiento para vecinos. /
Aparcamiento para vecinos.

El Plan Edusi aprobado hace tres años con fondos europeos y una inversión pública de 30 millones no acaba de llegar al barrio por el enorme retraso de las obras y la burocracia administrativa

Paco Moreno
PACO MORENOValencia

«Es un poco desastre, pero no en este Ayuntamiento sino en todos». Han pasado 26 días desde que el concejal Carlos Galiana pronunciara esas palabras en el hemiciclo al referirse al Plan Edusi del Cabanyal y tiene un reto casi imposible por delante, que pasa por gastarse 13,5 millones en los cuatro meses que quedan para acabar el año. El escenario que se le presenta es inquietante: un montón de solares por edificar y edificios por rehabilitar como dotaciones públicas.

Parece una broma pensar que no podrá hacerlo, pero en una institución pública gastar es mucho más difícil de lo que parece. Los tiempos burocráticos se comen todas las promesas y con los antecedentes del plan europeo de ayudas para el barrio lo más probable es que reste dinero en el cajón. En total, 47 iniciativas que se refieren a todo tipo de gasto e inversión, desde clases de informática a personas sin recursos hasta un polideportivo.

La asignación del Plan Edusi al Cabanyal ya provocó recelos en octubre de 2016, al ser aprobado por el Gobierno, que debe entregar los fondos de la Unión Europea. Surgieron voces en la Federación de Vecinos, no de manera abierta, que cuestionaron que todos los recursos se concentrasen en un solo barrio en lugar de presentar planes más modestos y repartidos.

Mejoras en las calles, un polideportivo, una escuela infantil o un centro para personas mayores, entre las actuaciones pendientes

En total, 15 millones de euros que se suman a la misma cantidad a aportar por el Consistorio para una parte del Marítimo. El 31 de julio, cuando el concejal Galiana pronunció esas palabras (es un desastre, vino a decir luego sin más), había recibido un duro rapapolvo por parte de la concejala del grupo popular Paula Llobet, quien echó en cara al gobierno del PSPV y Compromís que sólo han ejecutado obras por valor de 515.791 euros y llegan tarde a cumplir lo ordenado por la Unión Europea. No en vano, las autoridades fiscales han advertido de que se corre el riesgo de perder las ayudas.

Esto sería, a juicio del gobierno municipal, responsabilidad en parte del Ejecutivo central, dadas las variaciones que se han producido para repartir y asignar el dinero. Por ejemplo, los 800.000 euros de subvenciones para comercios están bloqueados al prohibirse ese fin. Pero lo cierto es que el Plan Edusi para el Cabanyal alcanza su segundo mandato y el tercer concejal, después de pasar por Jordi Peris y Berto Jaramillo, ambos de València en Comú.

Llobet recordó que la única obra ejecutada ha sido la renovación del aire acondicionado del mercado municipal, mientras que recientemente se adjudicó la colocación de puntos de medición de la polución del aire, entre otras iniciativas. El PP afirma que se ha invertido sólo un 1,7% de los fondos, porcentaje que el equipo de gobierno eleva al 5%.

Las autoridades fiscales han advertido de que se corre el riesgo de perder las ayudas

Así las cosas, abundan los solares y edificios que deben acoger todos estos proyectos. Buena parte del primer mandato se empleó en permutar propiedades entre el Ayuntamiento y la empresa Plan Cabanyal, aunque eso no ha servido para eliminar algunas incongruencias. Por ejemplo, donde el Edusi fija un parking vigilado para vecinos, el plan urbanístico en tramitación para todo el barrio reserva los mismos solares para bloque de viviendas, junto a la calle Doctor Marcos Sopena.

Las ayudas europeas tienen un límite de cinco años, aunque hay que cumplir los plazos por fases. Los 30 millones de euros suponen la mayor aportación a la revitalización de esta parte del Marítimo, donde de momento lo más efectivo se ha demostrado que es el Plan Arru de subvenciones a particulares para la reforma de viviendas, que superan los 600 casos con holgura.

Entre las inversiones más cuantiosas, el documento habla de un centro de día para personas mayores, con un presupuesto de 1,62 millones de euros, así como otro millón destinado a una escuela infantil en el 201 de Blasco Ibáñez, por donde debía pasar la prolongación. Pero las obras de reurbanización dominan todos los apartados, como es el caso de los dos recorridos peatonales este-oeste para conectar con la playa y que se elevan hasta los 2,83 millones. La concejala del PP afirma que «salvo milagro, difícilmente alcanzarán en diciembre el 30% exigido por Bruselas y los vecinos podrían verse perjudicados por la pérdida de las ayudas».