El debate sobre el puerto se amplía a su frontera

Una de las zonas habilitadas de manera provisional. / lp
Una de las zonas habilitadas de manera provisional. / lp

Los vecinos piden un concurso de ideas de la unión con la ciudad | El Plan Especial de la zona de Nazaret sigue a la espera de alegaciones mientras Mollà insiste en que se haga otro informe ambiental para la ampliación de los muelles

P. MORENO

valencia. El acceso norte a través de un túnel submarino y la ampliación del puerto con nuevos muelles en la parte próxima a la Marina no son los únicos debates abiertos sobre una infraestructura esencial para Valencia. La frontera de sus instalaciones con el barrio de Nazaret merecen un capítulo aparte y lo tendrán seguro, cuando se conozca el resultado de las alegaciones presentadas al Plan Especial de la Zona Sur.

El Ayuntamiento anunció ayer el final de las obras y la puesta en marcha de un jardín provisional en el futuro parque de la desembocadura, aunque la asociación de vecinos de Nazaret reivindica un concurso de ideas que defina este espacio con otros criterios. «Lo primero es que el río debe llevar al mar porque para eso es la desembocadura», señala el portavoz de una de las entidades vecinales, Julio Moltó.

Esto no está contemplado, al menos no como lo quieren los residentes, en los trabajos realizados por la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento. «La cuestión podemos decir que se quedó abierta», matiza. Por esta razón, proponen un concurso de ideas que resuelva el diseño de toda la zona verde.

Catalá (PP) pide al Consell y el Gobierno que no retrasen más las obras portuarias

Otro de los elementos del debate que reivindican los vecinos se centra en la construcción de edificios de uso terciario, oficinas principalmente, así como un centro de formación profesional. Esto ha sido rechazado por la asociación, al pedir que todas las parcelas posibles se destinen a zona verde. «En las Moreras hay mucho espacio para uso educativo», apunta Moltó.

A finales de mayo presentaron las alegaciones, por lo que indicó que esperan la respuesta «pronto». Otro de los aspectos en los que están en desacuerdo es que los terrenos del parque se cedan a la ciudad durante unos años. «Debería ser propiedad municipal porque ya formará parte del barrio», al igual que la futura Ciudad Deportiva del Levante, acordada en la misma zona.

Este debate es paralelo al de la ampliación norte, el acceso en túnel desde la V-21 o la misma terminal de cruceros que se quiere ampliar. Sobre lo primero, la consellera de Agricultura y Transición Ecológica, Mireia Mollà, insistió ayer en que la declaración de impacto ambiental está «desfasada por tiempo» y pidió al Gobierno que la haga de oficio para estar «seguros de que el proyecto es positivo». En una entrevista en À Punt Radio recogida por Europa Press, recordó que la actual se realizó en 2007. «En 12 años han pasado muchas cosas», dijo.

«La modificación del proyecto afecta a zonas exteriores y se tienen que evaluar. Sobre la parte interior no es necesaria, pero afecta a la parte exterior y no está informado ni excluido», subrayó. Preguntada sobre la propuesta del conseller de Política Territorial, Arcadi España, de una reunión para fijar los criterios del desarrollo del Puerto, en concreto del acceso norte, señaló que es «razonable», para defender la opción de que sea sólo en ferrocarril y no para camiones.

Quien también habló ayer de los proyectos portuarios fue la portavoz del grupo municipal popular, María José Catalá, al pedir a la Generalitat y al Gobierno que se pongan a «trabajar ya y adoptar las decisiones y trámites para la ampliación norte. La economía de nuestra ciudad y los 40.000 puestos de trabajos que da el Puerto no pueden estar esperando a que el Gobierno de Pedro Sánchez conteste unas cartas o que los actores implicados se reúnan a la vuelta de las vacaciones», criticó la concejala.

Más