Los concertados llenan sus aulas en más de la mitad de los barrios de Valencia

Alumnos en un colegio concertado de Valencia. /Damián Torres
Alumnos en un colegio concertado de Valencia. / Damián Torres

La red ha cubierto este curso todas sus plazas de 1º de Infantil en 12 de los 21 distritos de escolarización, mientras que la pública sólo lo ha conseguido en dos

Joaquín Batista
JOAQUÍN BATISTAValencia

El término «demanda social» está centrando el debate educativo a raíz de la reforma que prepara el Gobierno, que incluye su eliminación a la hora de planificar la oferta de plazas. Se trata de un concepto íntimamente ligado a las preferencias que muestran los destinatarios del servicio: las familias. Para poder medirla las mejores herramientas son los balances de los procesos de admisión de alumnos, que permiten conocer desde los colegios que más solicitudes de ingreso reciben hasta las plazas que se quedan sin cubrir. Y si tiene muchas libres se concluye que la demanda flojea.

LAS PROVINCIAS ha tenido acceso a los datos sobre puestos vacantes en la ciudad de Valencia tras la admisión para el curso actual, un documento de trabajo utilizado por la comisión de escolarización, el órgano encargado de velar por el buen funcionamiento del proceso. Aparecen ordenados por distritos de escolarización, que son las zonas en las que se divide la capital a efectos de sumar puntos por proximidad entre el domicilio y el centro elegido y que prácticamente concuerdan con los distritos administrativos de la capital y sus respectivos barrios.

El 85% de las plazas vacantes de Valencia para niños de tres años están en colegios públicos

En total hay 21 zonas. En cuanto a la concertada, en 12 no quedó ni una plaza libre en 1º de Infantil (tres años), que es la etapa en la que la inmensa mayoría de niños entran en el colegio (aproximadamente el 95%). Sucedió en el distrito 1 (Ciutat Vella), 2 (Ensanche), 3 (Extramuros), 8 (Patraix), 12 (Camins al Grao), 13 (Algirós), 14 (Benimaclet), 15 (Rascanya), 16 (Benicalap), 17 (Pobles del Nord), 18 (Pobles de l'Oest) y 19 (Pobles del Sud). Cabe destacar que en el 17 no hay centros concertados, si bien las familias de estas pedanías pueden optar sin penalización en los puntos a los colegios de las áreas 18 y 19 (donde sí hay concertados). En cuanto a las escuelas públicas, presentes en los 21 distritos, sólo se ocuparon todas las plazas de tres años en el 1 (Ciutat Vella) y en el 2 (Ensanche). En los 19 restantes existían vacantes, desde las dos del 15 (Rascanya) hasta las 86 del 12 (Camins al Grao).

El documento incluye también el total de puestos sin cubrir -siempre referidos al curso señalado, 1º de Infantil- que en la ciudad de Valencia fue de 654. De estos, 559 estaban en la pública y 95 en la concertada. Es decir, la inmensa mayoría, el 85,47%, eran de escuelas de titularidad municipal y de la Generalitat y el 14,53% restante de las privadas con concierto.

Los centros privados, a favor del modelo de cheque escolar

La Asociación de Enseñanza Privada de España (Acade) ha pedido al Gobierno que entregue directamente a los padres el coste del puesto escolar en una unidad concertada para que sean estos los que decidan a qué centro llevan a sus hijos. Se trata del sistema del cheque escolar, muy distinto al actual: el dinero llega directamente a la familia para que elija, en lugar de que la financiación, ya sea en la red pública o en la concertada, vaya directamente a la escuela.

Se trata de una de las principales conclusiones de la XIII convención celebrada en Benidorm, que contó con más de doscientos participantes y expertos. Acade considera que con el actual sistema de financiación la libre elección de centro en igualdad de condiciones no está desarrollada. «Fórmulas como el bono escolar o la desgravación fiscal de los gastos contribuirían de forma decisiva a promover la equidad en la elección de la educación en España», dijo el presidente, Juan Santiago. También pidió que en la reforma educativa se les reconozca «explícitamente» una mayor autonomía pedagógica, administrativa y de gestión.

Las cifras globales y su distribución entre redes son parecidas a un informe previo que manejó la comisión de escolarización y que ya publicó LAS PROVINCIAS a principios de julio. Recogía las plazas libres en cada uno de los centros (no por distrito), y servía para poder orientar a las familias que acudían a las escuelas a solicitar plazas una vez finalizado el proceso de admisión, generalmente recién aterrizadas en la ciudad tras un cambio de residencia. Entonces el 88,5% de las vacantes en 1º de Infantil estaban en la pública y el 11,5% en la concertada. Una vez resueltas las matriculaciones extraordinarias, el escenario ha sido prácticamente el mismo.

Los datos reflejan una clara preferencia de las familias por la enseñanza concertada. Volviendo a la reforma educativa, el cambio hará que las administraciones tengan que promover la existencia de plazas públicas suficientes para cubrir necesidades de escolarización, especialmente en zonas de nueva población. Por poner un ejemplo valenciano, si los próximos desarrollos urbanísticos de Camins al Grao hacen necesaria la construcción de un nuevo centro -algo lógico- este deberá ser público pese a que las preferencias de las familias (la demanda social) son más favorables a la concertada, donde no han quedado vacantes. Con la Lomce, vigente en la actualidad, queda blindada la posibilidad de priorizar la ampliación de conciertos e incluso la construcción de un colegio privado con la promesa de disponer de fondos públicos para su funcionamiento.

Más sobre la reforma educativa

 

Fotos

Vídeos