Paellas universitarias de Valencia: «Estoy muy cabreado, no entiendo que el sitio no esté claro del todo a punto de celebrarse»

Paellas universitarias de Valencia: «Estoy muy cabreado, no entiendo que el sitio no esté claro del todo a punto de celebrarse»

Jóvenes con las entradas compradas critican la indefinición de los organizadores y reclaman la devolución del dinero si se suspende

B. SÁNCHEZ/Á. SERRANO VALENCIA.

Los asistentes al festival de las paellas universitarias de este viernes aguardan entre la incertidumbre y un enfado más o menos disimulado. «Estoy muy cabreado, me molesta que no se sepa qué va a pasar cuando el domingo dijeron que era en Valencia y está a punto de celebrarse» o «no es la primera vez que pasa con este festival» son algunas de las opiniones de los estudiantes que acudirán a La Punta, presumiblemente, a disfrutar de un día de fiesta al aire libre.

Lydia Sánchez, estudiante de 18 años de primero de Biotecnología en la UPV, señala que aunque al principio estaba muy emocionada, ahora es consciente de que el festival puede sufrir un cambio de planes. «Pensaba que no me tocaría a mí», indica Sánchez, que señala que en Moncada la ubicación era mejor que La Punta, donde es más difícil llegar en transporte público. «Estoy un poco desconcertada porque no sé lo que va a pasar y porque sé que se puede cancelar de la noche a la mañana y porque veo que los vecinos de La Punta no quieren hacerlo, lo cual entiendo, pero la organización de las paellas ha tenido bastante tiempo para confirmar el sitio y que no se dieran este tipo de problemas a menos de 48 horas del evento», señala.

Julio Gil, estudiante de segundo del doble grado en Administración y Dirección de Empresas (ADE) e Ingeniería Informática en la UPV, indica que no entiende por qué el domingo se dijo un sitio, La Punta, y ahora «no esté claro qué va a pasar». «Me molesta, sobre todo, porque hemos pagado la entrada y que con el dinero por delante aún no esté garantizado el sitio lo veo un poco mal», dice Gil, que también apunta que la ubicación de Moncada era mejor. «No está claro cómo llegar porque decían que iban a cortar las calles. Mis amigos y yo estamos mirando ir con VTC, pero no está claro si van a cortar las entradas y forzar a ir sólo con autobuses. Eso es otra cosa que molesta, que no han especificado otra ruta clara para llegar», indica el estudiante, que se muestra comprensivo con las reservas de los vecinos de la pedanía: «Entiendo que si yo fuera de ahí no me gustaría que 25.000 personas llegaran a mi pueblo y se pusieran a montar el caos». Pone como ejemplo las paellas en Moncada, donde nada más salir del metro sólo podían ir hacia el recinto, «y así el caos, por así llamarlo, pasaba dentro del espacio» acotado.

«Hemos pagado, y con el dinero por delante no dicen el sitio»

«Que se devuelva el dinero»

Las dudas son constantes entre los estudiantes encuestados. María José Rodríguez tiene 20 años y estudia el doble grado en Administración y Dirección de Empresas (ADE) y Derecho en la UV. Ella señala que en su clase, «no saber muy bien dónde son las paellas se está viviendo con un poco de incertidumbre». «Estamos aun pensando que a lo mejor existe posibilidad de que se suspendan y que no sea aún nada seguro no nos parece del todo bien. Que no digan el lugar cuando compras la entrada vale, pero que no lo digan a menos de una semana antes es lo que nos ha molestado», censura Rodríguez, que apunta, como Sánchez o Gil, que si se suspende el evento la organización tendrá que devolver el precio de las entradas: «Si se suspenden, lo que querrá la gente es que le devuelvan el dinero porque las entradas, la mayoría cuestan de veinte euros para arriba». «Además, las camisetas ya están hechas y está todo preparado», apunta esta estudiante, que espera que la resolución del conflicto llegue cuanto antes.