El Ayuntamiento pide ayuda a Europa para mejorar el colector norte tras los vertidos en playas

Una de las playas que se cerró por vertidos fecales. / irene marsilla
Una de las playas que se cerró por vertidos fecales. / irene marsilla

Ribó niega vinculación entre el alcantarillado y la suciedad en las costas pero Catalá pide aclarar si hay relación con recortes en mantenimiento

GUADALAJARA /SORIANO

El Ayuntamiento de Valencia está estudiando «algún tipo de inversión» con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para tratar de poner solución a la situación del colector norte que ha estado atascado de toallitas higiénicas y que, en palabras del alcalde, Joan Ribó, está dando al Consistorio «dolores de cabeza y económicos».

Estas declaraciones se producen después de que la portavoz del PP, María José Catalá, haya hecho público un informe de técnicos de Saneamiento en el que se afirma que la «ausencia de crédito en la partida de inversión impide la renovación del alcantarillado, por lo que su deterioro se está incrementando». En este informe se reconoce que hay colectores conectados a acequias. Se indica que «es necesario acometer la desconexión de colectores a las acequias, ya que el vertido de aguas residuales a canales de riego puede suponer imputaciones penales para el Consistorio».

Sin embargo, Ribó niega que los problemas del colector norte sean los causantes de los vertidos fecales en las playas. El alcalde dijo ayer que hasta donde él conoce, «no hay relación directa», pero sí ha reconocido que es cierto que el colector norte «nos ha dado dolores de cabeza y económicos en el presupuesto porque ha costado mucho dinero».

Por su parte, Catalá pide al alcalde que explique «con claridad si los recortes que aplicó a las inversiones del alcantarillado están vinculados con posibles filtraciones desde los colectores a las acequias». Añade que los técnicos alertaron de la «necesidad de aprobar una modificación de crédito para el colector norte de 1,8 millones para evitar el riesgo de vertidos y se aprobó el 28 de junio, después de que se hubieran producido dos cierres de playas. Ribó reaccionó cinco meses después».

La concejala del Ciclo Integral de Agua, Elisa Valía, justificó que tras dos años y más de 8 millones de euros invertidos se han eliminado 5.000 toneladas de residuos del colector norte y que esta acción y la renovación integral de la red de saneamiento «ascienden a 160 millones». Explicó que, por eso, el Ayuntamiento «puso en marcha las negociaciones con el Banco Europeo de Inversiones para que financie el 50% de esta inversión. Esta inyección económica permitirá su renovación 15 años». Valía criticó al PP y señaló que fue este partido «el que recortó de forma temeraria el presupuesto de mantenimiento, pasando de 13,7 millones en 2011 a 7,9 en 2012, cantidad que se mantuvo en 8,6 millones con posterioridad». Y añadió que a partir de 2016 «se incrementó en 1,6 millones y se superan los 10 millones».