La Audiencia rechaza una pericial del metro y deja al fiscal sin su mejor baza

Uno de los vagones siniestrados. /EFE
Uno de los vagones siniestrados. / EFE

El tribunal estima que el accidente ya ha sido «objeto de profunda y extensa investigación a través de diligencias y testificales»

Carpetazo a la última baza del ministerio fiscal para sumar más puntos en su estrategia de acusación en el caso del metro. La Audiencia de Valencia, en un auto notificado ayer, ha desestimado el recurso del ministerio público contra la decisión de la instructora de no realizar una nueva pericial del accidente por parte de la Agencia Ferroviaria de la UE. La fiscal pidió a la Audiencia que dictaminara la realización de una nueva pericial, al considerar que la llevada a cabo por la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria era parcial -por depender el organismo del Ministerio de Fomento- y que los técnicos no habían analizado todos los elementos que rodearon a la tragedia que costó la vida a 43 personas.

La Audiencia lo rechaza, como ya hizo el pasado mes de febrero ante una «idéntica» petición del ministerio fiscal, que ya había solicitado la segunda pericial de la agencia europea hasta en cuatro ocasiones.Y la sección segunda pone sobre la mesa los mismos argumentos que ya lanzó en su anterior rechazo: las circunstancias de la Línea 1 y del accidente «ya han sido objeto de profunda y extensa investigación a través de las diligencias periciales, testificales y documentales practicadas». Además, la Audiencia recuerda la «necesidad de limitar la investigación en el tiempo», es decir, no reabrir la ya finiquitada instrucción y avanzar hacia el futurible juicio oral.

La negativa de la Audiencia hace que la Fiscalía se quede sin la que podría haber sido una de las pruebas periciales más contundentes de cara a los ocho exdirectivos de FGV procesados por la causa. El dictamen de la pericial de la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria sostiene: «Tras el análisis de los documentos del sumario, los técnicos que suscriben este informe no han identificado ningún elemento en el proceso de homologación ni de gestión del mantenimiento que pudiera haber supuesto una causa o factor influyente en el accidente»; «a la vista de las diferentes diligencias de investigación que obran en la causa, no se ha identificado ningún elemento que permita concluir que la empresa ferroviaria no cumpliese con la normativa en materia de homologación del vehículo ferroviario, en los mantenimientos preventivos y las revisiones realizadas».

La Audiencia recuerda la necesidad de limitar la investigación en el tiempo y avanzar hacia el juicio oral

Eso sí, la Audiencia no se olvida de remarcar en su auto la existencia de posibles indicios de criminalidad de los procesados en los hechos. La resolución recuerda cómo reabrió la causa por «indicios en torno al análisis y valoración de riesgos o incumplimiento de limites de velocidad que pudieron crear un riesgo jurídicamente desaprobado o socialmente intolerable; que la existencia de una baliza previa hubiera podido evitar el siniestro; o que las deficiencias detectadas en el material móvil (bogies, balonas y ventanas) o en la infraestructura (peligrosidad de la curva, falta de control mecánico de la velocidad, confluencia de líneas, habilitación del conductor) pudieran aumentar por su propia naturaleza el riesgo de accidente y disminuir en paralelo la seguridad de las personas».