El rapero Lírico, de Violadores del Verso, agrede a su compañero de celda en la cárcel de Castellón

El rapero 'Lírico', exintegrante de Violadores del Verso. /LP
El rapero 'Lírico', exintegrante de Violadores del Verso. / LP

Lírico ingresó en prisión el 9 de agosto como presunto autor de un delito de lesiones graves hacia una joven

EFE

El rapero de Violadores del Verso David Gilaberte Miguel, conocido por el apodo de Lírico, ha propinado «un bofetón» al preso de confianza con el que compartía celda en el centro penitenciario de Castellón. Lírico ingresó en prisión el pasado viernes 9 de agosto por, supuestamente, agredir a una mujer.

Así lo han indicado a EFE fuentes de Instituciones Penitenciarias, que han señalado que el incidente no ha provocado «lesiones ni heridas», pero ha llevado a la dirección del centro a cambiar al preso de confianza asignado a Gilaberte.

De momento, no están claras las circunstancias en las que se ha producido la agresión ni se sabe por qué el rapero «le soltó un bofetón» a su compañero de celda.

Lírico tampoco ha sido trasladado a una celda de aislamiento y los especialistas sanitarios de la prisión consideran que esta actitud podría deberse a un estado de nerviosismo.

Antecedentes

Lírico, de 42 años, ingresó en prisión preventiva el 9 de agosto tras ser detenido por la Guardia Civil en Alcossebre (Castellón) la madrugada del 3 al 4 por una supuesta agresión a una joven de 27 años, quien presenta graves lesiones en todo su cuerpo.

La Policía Local de Alcalà de Xivert (municipio al que pertenece el núcleo costero de Alcossebre) recibió un aviso por unas molestias provocadas por una mujer en una urbanización, pero al llegar a la zona los agentes comprobaron que el hombre que les había llamado tenía manchas de sangre en un zapato y estaba muy nervioso.

Según fuentes de la policía, el supuesto agresor declaró que había «discutido con una mujer que le increpaba continuamente». Agentes de la Policía Local y de Guardia Civil comenzaron entonces la búsqueda de la mujer, realizaron una batida a pie por la zona y la hallaron con graves lesiones en todo su cuerpo. Además, había sido arrojada a una zanja situada a 200 metros de la vivienda del detenido.

La víctima ingresó en el Hospital General de Castellón y el jueves fue trasladada a un centro sanitario de Castilla La Mancha, de donde es originaria.

Más sobre el caso