La policía desmantela varios invernaderos de marihuana en Nazaret

Invernadero desmantelado en Nazaret. /LP
Invernadero desmantelado en Nazaret. / LP

Medio centenar de agentes han participado en la operación con el apoyo de un helicóptero y han detenido a seis presuntos traficantes

Javier Martínez
JAVIER MARTÍNEZValencia

Una operación de la Policía Nacional contra el cultivo y tráfico de marihuana se ha saldado con la detención de seis personas y el desmantelamiento de tres invernaderos de cannabis en Valencia. Medio centenar de agentes participaron hoy en el despliegue policial en el barrio de Nazaret con el apoyo de un helicóptero y perros adiestrados en la detección de sustancias estupefacientes.

Los agentes del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) y varias patrullas de la Policía Local intervinieron también en la operación antidroga. Los policías realizaron varios registros en la calles Manuel Carboneres y Manuel Andrés y se incautaron de un gran número de plantas de marihuana y de los aparatos que utilizaban los traficantes para favorecer el cultivo del cannabis en recintos cerrados. Los agentes confiscaron también hachís y dinero en efectivo, según informaron fuentes jurídicas.

Según las investigaciones policiales, un clan de etnia gitana montó los invernaderos hace meses para vender la marihuana a otros traficantes de Valencia. Los agentes del Grupo Operativo Especial de Seguridad y de la Unidad de Intervención Policial (UIP) tuvieron que golpear con arietes las puertas de varias casas para irrumpir en los invernaderos y realizar los registros. Los traficantes utilizaban un generador con un motor de gasolina para producir electricidad y conectar los aparatos que usaban para el cultivo de las plantas.

En la operación participaron también agentes de la comisaría de la Policía Nacional del Marítimo y de la Unidad de Guías Caninos. Uno de los traficantes que cultivaba la marihuana se encuentra en paradero desconocido, aunque ya ha sido identificado por la policía y tiene una orden en vigor de búsqueda y captura. Los seis detenidos están acusadas de un delito contra la salud pública, según informaron las mismas fuentes jurídicas.