La policía descubre el esqueleto de un hombre en un trastero de Valencia

El retén fúnebre en la calle de la Reina. / toni blasco
El retén fúnebre en la calle de la Reina. / toni blasco

La madre de la persona fallecida no sabía nada de su hijo desde el verano y pensaba que se había marchado de forma voluntaria

T. BLASCO/J. MARTÍNEZ VALENCIA.

La policía investiga la extraña muerte de un hombre de 45 años, M. H. T. M., cuyo cadáver esqueletizado fue encontrado ayer en un trastero de un edificio del barrio del Cabanyal. El macabro hallazgo tuvo lugar alrededor de la 13.30 horas del mediodía en la azotea del numero 35 de la calle de la Reina.

Una vecina de la finca avisó al teléfono de emergencias 112 del fuerte hedor que procedía del trastero numero 9, por lo que una patrulla de la Policía Local del retén del Marítimo se trasladó al lugar para comprobar si los hechos eran ciertos, y posteriormente los agentes pidieron la colaboración de los bomberos.

Tras abrir la puerta, los policías descubrieron el cuerpo de un hombre en avanzado estado de descomposición. El esqueleto yacía junto a una alfombra enrollada y varios utensilios. En el momento del macabro hallazgo, un posible familiar del hombre identificado como el individuo fallecido se encontraba junto a los agentes. Esta persona explicó que su sobrino M. H. T. M., de 45 años, propietario del trastero y vecino del mismo inmueble, se encontraba en paradero desconocido desde el pasado mes de agosto.

Azotea en la que se hizo el hallazgo.
Azotea en la que se hizo el hallazgo. / toni blasco

La madre de la supuesta víctima necesitó atención médica al sufrir una crisis de ansiedad cuando le dijeron que habían encontrado un esqueleto en el trastero de su hijo. Hace apenas dos semanas, la mujer comentó a una vecina que no sabía nada de su hijo desde el verano, y miraba el buzón con la esperanza de recibir alguna carta de él. «Hoy es su cumpleaños y ni me ha escrito», dijo la mujer sin saber que su hijo ya había fallecido.

Otra joven, vecina del mismo edificio, relató a LAS PROVINCIAS que suele subir a la terraza para hacer gimnasia casi a diario, pero últimamente el mal olor que emanaba del trastero era insoportable. Ella achacó el hedor a algún derrame de alguna sustancia química que pudiera guardarse dentro, ya que en varias ocasiones observó un líquido que salía por debajo de la puerta, pero nunca imaginó que pudiera tratarse de un cadáver.

La Policía Nacional se hizo cargo de la investigación para determinar las causas de la muerte y un trasiego de agentes de paisano y uniformados llamaron la atención del vecindario. Mientras un equipo de Policía Científica inspeccionaba de forma minuciosa la azotea y el trastero, dos operarios del retén fúnebre provistos de mascarillas bajaban los restos mortales y los introducían en el furgón para trasladarlos al Instituto de Medicina Legal, donde hoy serán examinados por un forense. La policía no encontró indicios criminales tras inspeccionar el cadáver y el trastero.

Hallazgo de cadáveres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos