Estafa 10.000 euros a sus amigos invitándolos a su casa en Benidorm para robarles el DNI

Detención de un sospechoso. /LP
Detención de un sospechoso. / LP

El detenido, de 30 años, contrató tarjetas y cuentas bancarias a nombre de las víctimas

EUROPA PRESSAlicante

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Benidorm a un hombre acusado de usurpación de estado civil y estafa ya que presuntamente se apropió de más de 10.000 euros de dos conocidos tras contratar tarjetas y cuentas bancarias a nombre de las víctimas, según ha informado la Comisaría Provincial en un comunicado.

El detenido, de 30 años, supuestamente sustrajo los documentos a las víctimas cuando visitaban su domicilio, para contratar después cuentas bancarias y tarjetas con sus nombres, que enviaba a un buzón de su comunidad sin bombín al que tenía fácil acceso.

La investigación tuvo comienzo con la denuncia de una de las personas afectadas que puso en conocimiento de los investigadores cque alguien había usurpado su identidad y había contratado diversas tarjetas de crédito y abierto cuentas bancarias a su nombre, realizando transferencias y disposiciones en efectivo por un valor superior a 6.000 euros, tanto en cajeros como en los propios bancos.

En un primer momento, las gestiones realizadas por los investigadores de la Policía Judicial de la Comisaría de Benidorm fueron infructuosas, bien porque ya no existían imágenes, bien porque estas no mostraban nada de interés.

En una segunda fase de la investigación, los agentes recibieron una nueva denuncia, de una víctima distinta, y en la que era coincidente la cuenta de recepción del efectivo de las transferencias fraudulentas realizadas. En esta ocasión, los investigadores consiguieron imágenes con las que lograron identificar al presunto autor, que era amigo de los denunciantes.

El detenido presuntamente se había apoderado de los documentos de identidad de sus conocidos y había usurpado su identidad realizando contratos financieros a su nombre, contrayendo deudas con entidades de crédito, para luego disponer de ese dinero mediante extracciones en efectivo y transferencias a diferentes cuentas.

Por teléfono cambiaba el domicilio de las tarjetas de crédito de las víctimas, que eran enviadas a un buzón del inmueble en el que él residía y que no tenía bombín, por lo que que podía acceder libremente. La cantidad de dinero defraudado a ambos concocidos asciende a más de 10.000 euros.

Otras noticias