Provoca seis detenciones de un joven con falsos mensajes de acoso

Sobre estas líneas, Beatriz M. M. sale de los juzgados de Picassent. Al lado, Julia, la exnovia del joven que acabó exculpado de los mensajes amenazantes. / J. Monzó
Sobre estas líneas, Beatriz M. M. sale de los juzgados de Picassent. Al lado, Julia, la exnovia del joven que acabó exculpado de los mensajes amenazantes. / J. Monzó

La chica de 22 años urdió un plan para enviar amenazas al móvil de una amiga como si fueran de su exnovio

J. A. MARRAHÍ/M. COSTA VALENCIA.

«Tic, tac, tu tiempo se acaba. Cuando menos te lo esperes, Estaré aquí para matarte». Mensajes de esta índole en el teléfono móvil de su exnovia habían convertido a Marc, un joven de 28 años, en un presunto acosador machista en toda regla. Detenido en seis ocasiones por la supuesta insistencia en las amenazas, con orden de alejamiento respecto a su expareja y hasta con una pulsera de localización. Sin embargo, una investigación de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha dado al caso un giro de 180 grados. Él era la víctima. Y las sospechosas, su excompañera Julia, de 23 años, y una amiga íntima de ésta, Beatriz, de 22.

La principal sospechosa ya fue arrestada el año pasado por abusar de chicas en citas a ciegas al hacerse pasar por un conocido 'instagramer'

Supuestamente era esta última la que, con muy malas artes informáticas, consiguió engañar a todos. Hasta a los jueces que, con la mejor voluntad preventiva, dictaron los alejamientos que sobre Marc pesaban. Al parecer, Beatriz se valió de una aplicación que le permitía enviar mensajes a su amiga Julia como si procedieran del número de móvil de Marc, lo que le situaba, una y otra vez, en el punto de mira como sospechoso del acoso.

¿Por qué motivo? Este punto está siendo investigado, pero fuentes próximas al caso barajan la posibilidad de que Beatriz tuviera un interés sentimental en Julia e intentara perjudicar a su ex presentándolo como un acosador machista dispuesto a matar. El padre de Julia aludió a un supuesto interés económico.

En cualquier caso, el alivio llegó ayer para Marc tras un via crucis de denuncias de su expareja que le llevaban a los calabozos. De nada servía su insistencia en que que era inocente y debía haber alguien, un 'doble' de su número de teléfono, haciéndole la vida imposible. No le creían y las medidas cautelares sobre él iban en aumento ante textos como «lo único que quiero es arrancarte la cabeza» o «te quedan segundos de vida».

El miércoles, Beatriz fue detenida por la Policía Nacional. Inicialmente exculpó a Julia y admitió que había enviado los mensajes sin que lo supiera su íntima amiga, aunque ayer cambió su versión e inculpó también a su amiga al insinuar que ella también habría mentido para que detuvieran a su exnovio.

Los tres protagonistas confluyeron ayer en los juzgados de Picassent. Allí se deshizo el enredo de este modo: Marc acudió como testigo y salió convertido en víctima. La detenida Beatriz quedó en libertad provisional, pero con causa judicial abierta por delitos de usurpación de estado civil y denuncia falsa. Ahora deberá presentarse a firmar en los juzgados dos veces al mes.

La jueza investiga si la exnovia de Marc también está implicada en la trama

Su amiga Julia y exnovia de Marc, que no estaba arrestada, ha acabado sin embargo investigada en la causa judicial por los mismos delitos que Beatriz. Se han abierto unas diligencias para aclarar si estaba o no confabulada con su colega.

Ante el giro absoluto del caso, la jueza levantó todas las medidas cautelares sobre Marc. Ni pulsera, ni alejamiento. Es más, entendió que merece ser protegido de las otras dos y dictó una orden que prohibe que Beatriz y Julia se le aproximen a menos de 200 metros.

La detención de Beatriz se produjo por un asunto ajeno a los mensajes que se atribuyeron Marc. Supuestamente sustrajo varias tarjetas de crédito al dueño de un barco en el que había estado alojada con Julia en Dénia. Las dos jóvenes gastaron 3.000 euros en el Hotel Las Arenas con una de las tarjetas que Beatriz quitó al hombre. Además, se hizo pasar por un famoso 'instagramer' italiano para coquetear con Julia. En 2017, la pícara ya fue detenida por abusar sexualmente de varias chicas en citas a ciegas. También las engatusó fingiendo ser el italiano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos