Un preso mata a otro en Fontcalent tras discutir porque le recriminó que roncaba

Un preso se asoma a la ventana de su celda en Foncalent. /ALEX DOMINGUEZ
Un preso se asoma a la ventana de su celda en Foncalent. / ALEX DOMINGUEZ

El recluso propinó un empujón a su compañero de celda durante una pelea y la víctima sufrió un golpe en la cabeza al caer al suelo

IVÁN GÓMEZ/EFE

La Policía Nacional detuvo en la madrugada de ayer a un interno de la prisión de Fontcalent en Alicante por matar a su compañero de celda tras un empujón en una pelea porque el agresor roncaba. Los hechos ocurrieron en el módulo número 2 y la víctima no pudo ser reanimada pese a los esfuerzos de los funcionarios y los sanitarios.

Según declaró el presunto homicida, un hombre español de 37 años y etnia gitana, la discusión comenzó por un problema de convivencia relacionado con ronquidos, lo que derivó en una pelea. La víctima, un argelino de 57 años, cayó al suelo y se golpeó en la cabeza.

Fue el mismo agresor quien avisó a los funcionarios del centro penitenciario a través del intercomunicador del habitáculo. El personal de la cárcel acudió rápidamente a la llamada de auxilio y trató de reanimar al interno, pero fue en vano. Un médico acudió también al lugar y confirmó el fallecimiento del preso, tras lo cual se informó a la Policía Nacional.

Los agentes se desplazaron a la cárcel y se entrevistaron tanto con el médico de guardia como con los funcionarios, y luego trasladaron al supuesto agresor hasta dependencias policiales, donde permanece en calidad de detenido a la espera de que se resuelva la investigación. La autopsia determinará la causa real de la muerte.

Joaquín Leiva, representante del sindicato ACAIP-UGT de Alicante, en declaraciones a LAS PROVINCIAS, declaró que «sabíamos que la falta de efectivos en los centros penitenciarios y el hecho de que los presos convivan en la misma celda, sumado al intenso calor del verano, podía provocar estos problemas de convivencia».

Leiva recalcó la necesidad de reforzar el personal funcionario: «Actualmente tenemos 322 efectivos, pero necesitamos 413, es decir, 91 más. Además, en los últimos años se han ido añadiendo unidades nuevas, pero no se ha contratado personal nuevo, por lo que tenemos un déficit extra de 57 funcionarios».

«En Fontcalent se están asumiendo el mismo número de presos que cuando estaban todos los módulos operativos, y ahora están cerrados dos módulos residenciales y el de aislamiento», denunció Leiva. Aunque en los últimos años se ha reforzado la oferta de empleo público con el objetivo de paliar este déficit, en global, según Joaquín, «hay 3.400 vacantes».

La cárcel de Fontcalent alberga alrededor de 200 presos que están a cargo de tres funcionarios, aunque por la noche solo hay uno. ACAIP-UGT, a través de una nota de prensa, denunció que ya había avisado que incidentes tan graves como este podían suceder, debido a que los presos han de compartir celda y no se les ubica según sus perfiles delictivos, lo que en estas fechas en las que cuesta descansar puede ocasionar graves peleas. «La seguridad deberá reforzarse para evitar posibles represalias por parte de la comunidad árabe frente a la gitana», añade el sindicato de prisiones.

5 noticias del día