Detenido en Elda un colaborador del Daesh reclamado por Alemania

Un agente introduce al detenido tras su captura.

El individuo, de origen marroquí, está acusado por su supuesta participación en delitos de fraude fiscal, estafa y falsedad documental

IVÁN GÓMEZ

La Policía Nacional detuvo ayer por la mañana en la localidad alicantina de Elda a un hombre reclamado desde 2017 por Alemania por presunta colaboración con la organización terrorista Daesh. El arrestado, un hombre marroquí de 25 años que responde a las iniciales E.M.A., huyó del país germano hace dos años y se ocultó en España después de viajar de manera clandestina por varios países de Europa, según informó la policía.

El arresto de este presunto terrorista islamista se ha llevado a cabo por supuesta participación en los delitos de falsedad documental, fraude fiscal y estafa. La detención se pudo efectuar gracias a una Orden Europea de Detención y Entrega (Oede) emitida por Alemania, país que ordenó su captura tras fugarse hace más de dos años. El operativo duró alrededor de una hora y terminó con la detención del miembro del Estado Islámico.

La operación la desarrolló la Comisaría General de Información en colaboración con las Brigadas Provinciales de Información de Guipúzcoa y Alicante de la Policía Nacional. La dirección de la misma estuvo a cargo del Juzgado Central de Instrucción número dos y fue coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

El arrestado está acusado de dar apoyo logístico a la banda terrorista y de reclutar a nuevos miembros

Según las investigaciones, el marroquí detenido tenía la intención de quedarse de forma permanente en España. Para ello, desde su llegada al país tomó como máxima pasar inadvertido y así evitar ser detectado por la policía. Era muy minucioso con sus medidas de seguridad, ya que era consciente de que cuerpos policiales de todo el continente andaban tras él. Pese a sus intentos de mantenerse en el anonimato, los agentes consiguieron seguir sus pasos en nuestro país y detenerlo en la localidad de Elda, donde permanecía oculto.

El ahora detenido estaba integrado dentro de la célula del aparato exterior del comando terrorista. Huyó de Alemania después de que quedara desarticulada la estructura de falsificación y apoyo logístico a Daesh de la cual formaba parte. La policía germana no consiguió hacerse con él tras esa operación y desde ese momento se emitió la Orden Europea de Detención y Entrega.

Toda la operación, según fuentes policiales, comenzó cuando los agentes españoles conocieron en el año 2016 la existencia de esta ramificación del Estado Islámico. Entonces, se pusieron a seguir la pista de una estructura del aparato exterior de Daesh en Europa. Hasta donde se conoce, los miembros de esta organización intentaron perpetuar un atentado con un fusil Kalashnikov a principios del mes de diciembre de 2016 en París.

Pretendía quedarse en España después de recorrer Europa de manera clandestina

E.M.A., junto a otras dos personas, formaba parte de una estructura que aportaba apoyo logístico desde Alemania y fue el único que logró huir cuando ya en 2017 la policía alemana detuvo a los otros dos integrantes. Desde ese momento se dedicó a ir de país en país hasta entrar de manera ilegal en territorio español. Se investiga a qué personas ha podido reclutar hasta ahora.

El campo de actuación del comando al que pertenecía el ahora detenido superaba las fronteras españolas. Sus conexiones iban mucho más allá y el grupo del que era partícipe E.M.A. daba apoyo logístico a otras células terroristas en Francia, Alemania y Marruecos. Su labor era generar documentación falsa para que los integrantes de la banda pudieran moverse a sus anchas por el continente. Estos miembros también han ido siendo detenidos.

La nueva generación de terroristas, mayormente de Daesh, viene marcada e influenciada por el atentado del 11-M en Madrid, según informes y expertos antiterroristas. El informe 'La Yihad contra España', señaló que «los atentados del 11 de marzo de 2004 sirven como elemento estimulador para los nuevos yihadistas» y recordó que el ISIS en octubre de 2016 «invitó a sus seguidores a emular los ataques» perpetrados en la capital de España.

Daesh, en ese momento, hizo público un «manual operativo» denominado 'Book of Terror', en el que los responsables de la organización ponían de ejemplo el 11-M sobre todo por tratarse de un ataque de bajo coste. Este atentado evidenció a las nuevas generaciones de terroristas que se pueden causar estragos en países occidentales sin necesidad de una elevada formación militar o una gran infraestructura. Y sobre todo, con bajo presupuesto.

«Se demuestra que siempre estamos vigilando aunque no se vea»

La subdelegada del Gobierno en Alicante celebra el arresto del presunto yihadista y elogia la actuación policial

Las reacciones del Gobierno en funciones a esta detención no se hicieron esperar. Pocos minutos después de que la actuación policial concluyese, la subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, celebró que el presunto colaborador de Daesh fuera finalmente arrestado. «Esto demuestra que siempre estamos vigilando aunque no se vea», declaró Poblador, que remarcó «estamos siempre vigilantes» con el objetivo de destacar la actuación policial. La subdelegada quiso recordar que el joven marroquí durante su estancia en Alemania actuaba junto a otros dos individuos que ya fueron detenidos en Alemania en 2017 y afirmó que se está investigando «a qué personas podría estar reclutando».

Araceli Poblador subrayó que a raíz de esta operación de la Policía Nacional, que se enmarca dentro del operativo puesto en marcha por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, «España se encuentra en nivel de alerta antiterrorista cuatro -sobre cinco-», es decir, que nuestro país afronta un nivel alto de riesgo de atentado. El nivel de alerta lo decide el Ministerio del Interior en base a diferentes variantes valoradas por expertos antiterroristas.

La propia policía puso en valor la forma en la que desarrollaron la detención. «Esta actuación es una muestra de cómo abordar un fenómeno delictivo global que requiere un esfuerzo que trasciende las fronteras y exige una sólida cooperación policial y judicial internacional», concluyeron.

Otros casos