Las cárceles de la Comunitat concentran a los presos más peligrosos de España

Las cárceles de la Comunitat concentran a los presos más peligrosos de España

La mitad de los internos son reincidentes y un tercio de las mujeres calificadas de primer grado en España cumple su pena en Picassent

IVÁN GÓMEZ

El informe sobre la población reclusa en la Comunitat emitido por el sindicato Acaip reveló que las prisiones valencianas acogen un gran número de internos e internas clasificados en primer grado, los más peligrosos del sistema penitenciario español.

En cuanto a los hombres, los centros de Albocàsser, con 43, y el de Picassent, con 36, se encuentran entre las cinco cárceles que más internos de primer grado concentran de todo el país. En el caso de las mujeres internas calificadas de primer grado, la cárcel de Picassent alberga un tercio del total en el conjunto del Estado. El sindicato declaró que los módulos reservados para este tipo de presos no reúne las condiciones de seguridad adecuadas, especialmente cuando se comparan con centros más modernos.

Sobre la habitualidad penal de los presos recluidos en las prisiones valencianas, prácticamente la mitad de los 5.339 son reincidentes, en concreto 2.600. Además, la edad de los internos cada vez es menor y la media se sitúa cercana a los 30 años, en contraposición de la de los funcionarios, cuya media cada vez es mayor debido al déficit de renovación de personal en las prisiones y supera los 50.

Las prisiones valencianas sufren una gran sobrepoblación. Desde el año 2017 el número de internos ha crecido un 2% y desde Acaip denuncian que los centros no están preparados para albergar tal cantidad de presos, un total de 6.644 contando con los internos preventivos. Los centros más afectados por esta sobrepoblación son los de Picassent y Villena, con una tasa de masificación del 166% y 158%, respectivamente; aunque todas las prisiones de la Comunitat exceden su capacidad funcional.

El tiempo total de pena de cárcel también preocupa al sindicato Acaip. Aunque la mayoría de los presos cumplen condenas menores de ocho años, el número de hombres con penas mayores de 15 años ha aumentado desde el último informe y ya son 298, un 11% del total.