Dos investigadores de la inmunoterapia ganan el Premio Nobel de Medicina

Tasuku Honjo y su equipo de investigadores de la Universidad de Kyoto celebran el galardón./NobelPrize
Tasuku Honjo y su equipo de investigadores de la Universidad de Kyoto celebran el galardón. / NobelPrize

La Academia Sueca galardona a James P. Allison y Tasaku Honjo, por descubrir un «nuevo principio para la terapia contra el cáncer»

DOMÉNICO CHIAPPEMadrid

Los científicos James P. Allison, investigador del MD Anderson Cancer Center, y Tasuku Honjo, profesor de la Universidad de Tokio, son los ganadores del Premio Nobel de Medicina 2018 por sus descubrimientos en el campo de la inmunoterapia, anunció la Academia Sueca.

Para el comité del Instituto Karolinska de Estocolmo, encargado de la designación anual, los estudios de estos dos investigadores «constituyen un hito en nuestra lucha contra el cáncer». «El descubrimiento realizado por los dos galardonados aprovecha la capacidad del sistema inmune para atacar las células cancerosas al liberar de bloqueadores a las células inmunes», declaró Thomas Perlmann, secretario general del Comité del Nobel, encargado de anunciar el veredicto en un sobrio acto en Estocolmo.

James P. Allison, de 70 años, investigó en la Universidad de Texas (EE UU) una proteína que actúa de inhibidor del sistema inmune. «Se dio cuenta del potencial de bloquear esa proteína para liberar nuestras células inmunes y así atacar a los tumores. Allison desarrolló este concepto en un nuevo enfoque para el tratamiento de pacientes», afirmó Perlmann. Al mismo tiempo y al otro lado del mundo, en Japón, Honjo, de 76 años, descubrió una proteína en las células inmunes (conocida como 'proteína de muerte celular programada 1' o 'PD-1') y «reveló que también funciona para bloquear el avance del cáncer, pero con un mecanismo de acción diferente. Las terapias basadas en su descubrimiento demostraron resultados espectaculares». Ambos doctores se repartirán la dotación de un millón de dólares (unos 863.000 euros).

Lo que se conoce como «terapia de punto de control inmunitario» ('Immune checkpoint therapy') había tenido resultados «modestos», a juicio del jurado, hasta los hallazgos de estos dos científicos. «El cáncer mata a millones de personas cada año y es uno de los mayores desafíos de salud de la humanidad. Al estimular la capacidad de nuestro sistema inmunitario para atacar las células tumorales, los ganadores de este año han establecido un principio completamente nuevo para la terapia contra el cáncer», en particular con el melanoma avanzado, aseguró Perlmann.

Inmunoterapias pioneras

La carrera de James P. Allison se ha desarrollado en el centro clínico MD Anderson Cancer Center, donde es jefe del Departamento de Inmunología y del Instituto Parker para Investigación del Cáncer. Sus estudios han explorado la regulación de las respuestas de las células T (parte del sistema inmunitario, que se crea a partir de las células madre de la médula ósea). Con sus informes ha determinado la estructura de las T y su activación, y con esos resultados ha desarrollado estrategias para la inmunoterapia contra el cáncer.

«Me siento honrado», afirmó Allison al conocer la resolución del Nobel. «No me propuse estudiar el cáncer, sino comprender la biología de las T, estas increíbles células que viajan por nuestros cuerpos y trabajan para protegernos». Allison desarrolló un anticuerpo, el 'ipilimumab' (Yervoy), base de la primera inmunoterapia aprobada por la FDA (agencia del medicamento) con la que tratar el melanoma en etapa tardía.

Como profesor de la Universidad de Kioto (Japón), Tasuku Honjo ha dedicado su vida al estudio de la inmunología. En sus investigaciones diferenció linfocitos y linfocitos T y B, cuya combinación genera «una gran cantidad de genes receptores de antígenos». Cuando se estimulan, producen alteraciones genéticas que pueden bloquear las células cancerígenas. «Esta mutación puede generar anticuerpos con mayor afinidad para un antígeno dado (.) Hasta hace muy poco, el mecanismo molecular para lograr esa hipermutación somática era un completo misterio», sostiene.

Actualmente hay fármacos desarrollados a partir de estos estudios para tratar ciertos tipos de cáncer de pulmón, riñón, vejiga, estómago e hígado, entre otros. «Ambos han demostrado cómo dos estrategias diferentes para inhibir los bloqueadores del sistema inmunitario pueden ser usadas en el tratamiento contra el cáncer», concluyó Perlmann.

Más información

Fotos

Vídeos