Los limitadores inteligentes de velocidad, obligatorios en los coches a partir de 2022

Los salpicaderos añadierán nuevos piloto de aviso para el conductor./Archivo
Los salpicaderos añadierán nuevos piloto de aviso para el conductor. / Archivo

El Parlamento Europeo acuerda que, además, todos los vehículos monten ayudas a la frenada y marcha atrás, así como una 'caja negra' para registrar los datos en caso de accidente

SALVADOR ARROYOBruselas

Las marcas nos han hecho concebir algunos de los sistemas de seguridad ideados para la conducción como extras que o bien se adquirían por separado previo pago de una cantidad complementaria o bien aportaban al vehículo que los integraba de serie un valor añadido en las campañas promocionales. Pero el Parlamento Europeo ha dado un vuelco a ese criterio y esos dispositivos se estandarizarán. A partir de 2022 todos los nuevos coches, furgonetas, camiones y autobuses deberán salir de la cadena de montaje con ayudas tecnológicas que alertarán al conductor de que excede los límites de velocidad, mecanismos de frenada inteligente, de advertencia por distracción e incluso el equivalente a la caja negra de los aviones, que permitirá extraer información más precisa sobre las causas de un siniestro.

El acuerdo provisional sobre este paquete de ayudas se cerró el pasado 26 de marzo, pero ha sido este martes cuando la Eurocámara ha respaldado mayoritariamente su inclusión obligatoria para la prevención de accidentes de tráfico. El pasado año se produjeron en las carreteras de la Unión Europea 25.100 fallecidos en accidentes, un 21% menos que hace una década (con un promedio de 49 muertes por cada millón de habitantes) y 135.000 heridos graves. Desciende el número de víctimas mortales, pero se está aun lejos de lograr el sesgo del 50% respecto a 2010 que se había convertido en objetivo de la UE para el próximo año.

Esos son los datos del contexto en el que surge la nueva directiva que cargará de nuevo equipamiento de seguridad los vehículos en menos de tres años. Hasta treinta características específicas que se implementarán en desde su fabricación en 2022 y que serán obligatorias para los modelos que ya estén en carretera, desde mayo de 2024.

El sistema de Asistencia Inteligente de Velocidad (ISA, por sus siglas en inglés), el más destacado del paquete, permitiría reducir las muertes en las carreteras en un 20%, según las estimaciones de los expertos. Aportará al conductor información en tiempo real (gracias a su posicionamiento mediante GPS y a cámaras que leerán las señales de tráfico) si está pisando en exceso el acelerador informándole de la necesidad de levantar el pie. Se trata de un sistema inteligente que el conductor podrá activar y desactivar libremente. En este sentido, no perderá el control sobre el vehículo, pero sí será más consciente de los riesgos y de la multas.

Por orden judicial

Otro de los sistemas que se reflejan en la nueva directiva europea es la interrupción de emergencia automatizada. Un sistema de frenada que reacciona 'clavando' el freno ante un riesgo inminente de colisión con otro vehículo y que ayuda también en una reacción rápida ante un riesgo de atropello. No se trata de un mecanismo infalible, pero sí se entiende que minimizará las consecuencias en ambos supuestos.

Lo mismo sucede con las ayudas de alerta por distracción o de abandono de carril, las de detección de marcha atrás (mediante sensores, cámaras o avisos sonoros) o un sistema luminoso muy visible (mediante luz roja intensa) ante una situación de parada de emergencia. Pero hay otros menos conocidos hoy para los conductores con los que también tendremos que familiarizarnos.

Y es que todos los vehículos tendrán que contar también con lo que se denomina 'registradores de datos de eventos', un disco duro que grabará información crítica en los instantes previos a un accidente que dará soporte a la investigación de los siniestros, pero que también permitirá recabar información complementaria de cara a la adopción de nuevas medidas preventivas.

Luego está el sistema de autobloqueo, que impedirá a una persona en estado de embriaguez poner en marcha su coche. En principio, según la nueva norma, estos aparatos se instalarán por mandato judicial en vehículos de aquellos particulares en los que el juez aprecie reincidencia en delitos de tráfico. Y se convertirán, si las empresas así lo acuerdan, en medios de apoyo en todas las flotas de camiones de transporte y autobuses, cuya implantación será comunicada convenientemente a todos los trabajadores.