Así es la cataplexia, la extraña enfermedad que sufre Jordi Évole

El presentador Jordi Évole./LP
El presentador Jordi Évole. / LP

El presentador reveló que padece un tipo de narcolepsia que se desencadena cuando le entra la risa

LAS PROVINCIAS

El popular presentador Jordi Évole acudió el pasado jueves a 'El Hormiguero' y confesó que dejará de conducir el programa 'Salvados' para concentrarse en su nuevo proyecto con Atresmedia. Pero no fue el único detalle que reveló el periodista. El conductor televisivo aseguró en el espacio de Pablo Motos que padece una extraña enfermedad: cataplexia.

Una afección que consiste en la repentina pérdida del tono muscular, de manera total o parcial, y que se activa por las emociones o cualquier tipo de situación que genere sobresaltos. «Me entró la risa y me pegué un cebollazo contra el suelo en la cabeza y el equipo se asustó. El equipo del programa está ya más o menos prevenido y cuando ven que me pasa, me aguantan. No pierdes la conciencia pero sí te entra esa flojera de cuerpo», relató Évoe.

Esta reacción corporal es un tipo de narcolepsia (enfermedad que provoca somnolencia extrema y ataques de sueño) que se debe a movimientos oculares rápidos o a la entrada brusca de un adormecimiento repentino. En palabras del propio presentador durante la entrevista, es «un desajuste en el sueño, que se manifiesta en esto, que cuando te ríes te caes. El sueño que no has tenido profundamente durante la noche te entra por ahí, y todo el cuerpo se te duerme menos tu cabeza, que sigue consciente».

Los achaques duran entre 30 segundos y dos minutos, en los que la persona no puede controlar su cuerpo pero no llega a perder la conciencia. La risa, la ira o cualquier otro tipo de emoción intensa es lo que despierta este tipo de episodios, en los que la cabeza queda sin control y cae hacia adelante y las rodillas se llegan a doblar. En los ataques más intensos el afectado incluso puede caerse y quedar paralizado durante algunos minutos.

Aunque la narcolepsia no tiene cura, los antidepresivos y el oxibato de sodio pueden ayudar a reducir los episodios de cataplexia, siempre bajo prescripción médica.

Más