Atrapan a un ladrón de coches con el bloqueo de puertas remoto

Inspección final a un turismo BMW Serie 7. /
Inspección final a un turismo BMW Serie 7.

BMW ayudó a la Policía de Seattle gracias a sus sistemas informáticos

COLPISA

La Policía de Seattle encontró en la compañía de automóviles BMW un inesperado aliado para detener a un ladrón. Todo empezó cuando un delincuente localizó en un aparcamiento un BMW 550i sin las puertas bloqueadas y con las llaves dentro (el dueño se había casado ese día y había dejado el coche a un amigo que olvidó recoger las llaves), según explicó Jonah Spangenthal-Lee, responsable de comunicación en el Departamento de Policía de Seattle en su blog.

Cuando el propietario del vehículo se dio cuenta de que habían robado su vehículo (a las cinco de la madrugada) llamó a la Policía y denunció la desaparición. Los agentes se pusieron en contacto con BMW para explicarles el caso y tratar de localizar el coche gracias al GPS que lleva incorporado cada unidad. Una vez rastreado, unos 45 minutos después, los policías se dirigieron al lugar y descubrieron que el coche estaba en un valle todavía en marcha y con un hombre durmiendo en el asiento del conductor. Entonces, los empleados de BMW bloquearon las puertas del automóvil para atraparle dentro y aprovecharon para bromear con un mensaje de audio: «No estoy encerrado aquí contigo, sino que tú estás encerrado aquí conmigo» (una frase célebre del cómic Watchmen llevada al cine hace unos años).

«Un ladrón de coches se despertó de su sueño de la mañana del domingo al percatarse de que había sido atrapado de manera remota en el BMW robado justo cuando los agentes de policía se lanzaron sobre él», describió Spangenhal-Lee. Ante semejante situación, el ladrón trató de conducir al ver a los agentes, pero no pudo escapar. Arrestaron al ladrón de 38 años y descubrieron que, además, portaba una pequeña cantidad de metanfetaminas. No obstante, los policías de Seattle tuvieron que compartir el éxito con los ingeniosos empleados de BMW.