Bolomor saca a la luz en un mes 5.000 piezas de hace 200.000 años para estudiar al neandertal

Bolomor saca a la luz en un mes 5.000 piezas de hace 200.000 años para estudiar al neandertal

El equipo de arqueólogos aborda los niveles III y XIII de la cueva, de donde extraen restos líticos y de animales como tortuga, gamo, ciervo y ur

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

La campaña de trabajos de excavación en la Cova de Bolomor de Tavernes ha sido un éxito un año más. El yacimiento ha aportado este año más de 5.000 piezas, tanto líticas, como restos de animales de entre 200.000 y 120.000 años, que ahora irán a los laboratorios del Museo de Prehistoria para un trabajo de estudio y análisis exhaustivo.

El director de los trabajos arqueólogicos de la Cova de Bolomor, Josep Fernández, indicó que la excavación ha sido rica, ya que en los dos sectores que se ha trabajado se han hallado importantes piezas. Por un lado, los expertos han abordado el Nivel III del sector Oeste, un espacio que ha aportado mucha documentación de los neandertales que habitaban en la Valldigna hace 120.000 años.

En este área del yacimiento, se calcula que los arqueólogos han sacado a la luz una 6.700 piezas. Entre ellas hay material lítico tratado y moldeado por los moradores, como puntas de lanza. También han aparecido multitud de restos de animales. La Valldigna era hace unos 200.000 años un paraje rico en vegetación y con abundante agua.

Los neandertales disfrutaban en la Valldigna de un clima parecido al actual y de un ecosistema dominante con albuferas, marjales y línea de costa próxima, lo que lo convertía en un paraje rico para la caza y donde la pervivencia estaba garantizada.

En el área Norte del yacimiento, donde se ha alcanzado el Nivel XIII, los resultados han sido distintos. En esta zona trabajo, indicó Fernández, se han extraído «unas 300 piezas». «Aquí hay una gran diferencia en el nivel de la actividad Neandertal. Estamos ante una zona de trabajo que alcanza casi 250.000 años, por lo tanto, hay diferencias», dijo.

La principal es que aparecen menos restos, frente a otras áreas de Bolomor como en el sector Oeste. Fernandez explicó que los resultado finales de los trabajos «van en la línea» de los últimos años: «En la campaña anterior se encontraron unos 7.000 restos». Estas cifras oscilan cada año, en función de los niveles de trabajo y de la época que se aborda por parte de los arqueólogos.

La alimentación del neandertal iba en consonancia con la fauna de la zona. Hace 120.000 años, según apuntan los trabajos del Nivel III predominan tortuga, ciervo y ur. Frente a los datos que aporta el Nivel XIII, con ciervo, gamo y ur como principales sustentos.

Por otro lado, este año han continuado los trabajos en Puntal del Gat en Benirredrà. Entre mediados de julio y principios de agosto se ha finalizado con la excavación del nivel musteriense, con importantes hallazgos de material lítico y de fauna pleistocena.

Un equipo multidisciplinar del Museo de Prehistoria de Valencia y de la Universitat de València está llevando a cabo el análisis y estudio de los materiales para tratar de averiguar el carácter de las ocupaciones neandertales a lo largo del Paleolítico medio. También se han tomado muestras de sedimento para realizar mediante la técnica de datación por luminiscencia ópticamente estimulada (la OSL) la dotación de la secuencia completa. La campaña ha sido dirigida por Alfred Sanchís y Aleix Eixea.

Más