El 95% de los agricultores abandona el cultivo de cítricos en la comarca tras años de pérdidas

Una parcela de cultivo de cítricos en el Camí Gandia de Tavernes de la Valldigna. / r. escrihuela
Una parcela de cultivo de cítricos en el Camí Gandia de Tavernes de la Valldigna. / r. escrihuela

La falta de ganancias obliga a los productores a dejar perder sus naranjas al desconocer cuándo cobrarán por la fruta ni a qué precio

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La situación de la citricultura en la Safor es cada vez más preocupante. Las pérdidas que sufren los propietarios de parcelas de cultivo crecen año tras año y la falta de certeza ante el cobro de la producción hace que los agricultores prefieran dejar perder su cosecha. Esto hace que muchos dueños de huertos opten por que la naranja siga en el árbol, pese a que en muchos casos ya se tendría que haber recolectado.

En concreto, el 95% de las parcelas de cultivo de cítricos en la Safor se encuentra en esta situación, como describió Vicent Faro, miembro de la directiva de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA). El dirigente del colectivo dijo que el sector «atraviesa quizá el peor momento que se recuerda». «Los propietarios ven más factible abandonar la naranja en el árbol antes de que alguien se la lleve sin saber a cuánto la va a pagar o cuándo va a cobrar algo, si es que le llega algo de dinero del proceso final», lamentó.

Esta situación, para Faro, es el resultado de años de «dejadez» por parte de las administraciones hacía el campo valenciano, que «siempre ha sufrido, pero todo el mundo ha mirado para otro lado». En estos momentos, afirmó, la Safor es un «caso representativo de la situación generalizada del cultivo de cítricos en la Comunitat, donde lo que se paga no llega a cubrir los gastos.

Precio por arroba

«Todo son pérdidas. La arroba de naranjas se está vendiendo entre 0,20 y 0,25 euros, pero al agricultor sólo le llegan 0,10 euros. Esto supone una verdadera ruina y hace que los productores prefieran dejar su cosecha en el árbol», agregó. Con esta cifra no cubren, «ni de lejos, los costes de producción».

La situación es tan compleja que cada vez son más los vecinos de la Safor con tierras de cultivo que optan por «cesar su actividad y olvidarse de su plantación de cara a la próxima campaña». «El abandono de parcelas va en aumento en toda la comarca, en algunos casos se opta por otro tipo de cultivo, pero eso sólo lo hace aquel que puede invertir y que dispone de muchas hanegadas», precisó Faro.

En la mayoría de los casos «se ve como en todos los pueblos hay cada vez más huertos abandonados». Por un lado, agregó, «hay un sinfín de parcelas donde los cítricos están por recolectar y eso llama mucho la atención». «La gente conoce las variedades de cítricos de la Safor y sabe a la perfección cuáles deben estar recolectadas y cuáles todavía no», precisó Faro.

Por otra parte, también van en aumento las parcelas que están abandonadas y donde la falta de cuidados hacia la plantación evidencia una clara falta de rentabilidad. «Por poco que dé tu parcela, a los propietarios les gusta mantenerlas, porque muchas veces hay un componente sentimental», dijo el dueño de un campo en Bellreguard.

Coste por hanegada

Los costes, añadió Faro, «son cada vez más elevados». «Una plantación media, de entre 10 y 15 hanegadas, tiene un coste de 830 euros por hanegada». «Esto es lo que hay que abonar para tener agua, pagar la luz y productos fitosanitarios. La media, por tanto, está por encima de los 10.000 euros.

Esta es la cifra que un agricultor tiene que adelantar de su bolsillo para que la cosecha salga adelante, pero luego ha que lidiar con comerciantes que se quieren llevar las naranjas «sin precio pactado».

Esto quiere decir que los productores «tienen pérdidas». «Si gastan entre 8.000 y 12.000 euros, en función de su terreno, y luego se las quieren llevar prácticamente gratis esto se traduce en una pérdida de la inversión», relató Faro. El dirigente de AVA aseguró que esto es la consecuencia de años de desatención al campo valenciano.

A esto hay que sumar la llegada de cítricos de Sudáfrica: «Los acuerdos de la Unión Europea son dañinos para nuestro sector, pero esto es sólo una espina más. Ahora todo el mundo pone el foco en este hecho, pero el sector viene sufriendo pérdidas desde hace décadas y nadie ha puesto remedio alguno».

Más