La adecuación de la Sort de Ròtova saca a la luz muros y la entrada a la villa romana

El alcalde de Ròtova, Jordi Puig, junto al técnico Vicent Pons y el arquitecto Emili Moscardó, al lado de uno de los muros romanos que rebasa el medio metro de altura. / lp
El alcalde de Ròtova, Jordi Puig, junto al técnico Vicent Pons y el arquitecto Emili Moscardó, al lado de uno de los muros romanos que rebasa el medio metro de altura. / lp

Los trabajos para hacer visitable la estructura de la casa de campo dan con la base de columnas que permiten delimitar el porche de la vivienda

Ó. DE LA DUEÑARÒTOVA.

Las labores de excavación y adecuación de la parcela de la villa romana de la Sort de Ròtova han sacado a la luz nuevos muros de hace dos mil años. Los trabajos consisten en la recuperación del terreno y en la puesta en valor de todos los restos de arquitectura de la gran casa de campo de época romana. El proyecto contempla la creación de un itinerario en el solar para que los visitantes puedan conocer cómo era la vida en esta villa y, por tanto, el día a día de los romanos que habitaron la Safor hace dos milenios.

La villa romana de la Sort es una de las mejor conservadas de las comarcas centrales. De hecho, durante los trabajos que ya se han llevado a cabo esta percepción ha mejorado, como dijo el arqueólogo encargado de la actuación, Emili Moscardó: «Han aparecido muros del almacén de la villa y la puerta de acceso, que se creía que estaba en otra ubicación. Además, junto a todo esto se han hallado bases de columnas que delimitaban un porche junto a la entrada principal». Todos de más de medio metro.

Conservación de la villa

Todos estos detalles se han conocido ahora y vienen a dar más empaque a la relevancia de la Sort. El alcalde de Ròtova, Jordi Puig, remarcó que estos trabajos ponen de manifiesto la importancia de este yacimiento y de la labor del consistorio en su protección, pero también la de muchas entidades que en su día reclamaron su conservación. Entre ellos citó al colectivo Vall de Vernissa.

El gobierno de Ròtova ha adjudicado a la empresa Obras Pauet la adecuación de la villa romana de la Sort. El plan pretende realizar un cierre perimetral del solar, la consolidación y la estabilización de las estructuras, y en definitiva, «la musealización de la villa y la conservación de los restos». Las dependencias visitables estaban destinadas a contener las jarras donde se almacenaba el mosto, producto que se adquiría al vendimiar en la finca.

De ahí salía el vino, que proporcionaba la riqueza. Las actuaciones se completarán con un panel informativo con contenido didáctico explicativo del funcionamiento de los restos encontrados, tanto en formato de planimetría como con dibujos. Las obras están dirigidas por el arqueólogo de la Safor Emili Moscardó.

El solar de la villa de la Sort tiene una superficie de 1.783 metros cuadrados y las actuaciones han sido financiadas con las ayudas económicas de la Diputación de Valencia dentro del Plan Inversiones Financieramente Sostenibles. El presupuesto total de licitación es de 91.462,14 euros, precisaron desde el gobierno.

Puig remarcó que el «objetivo es dar a conocer una parte importantísima del pasado de Ròtova; que los más pequeños y la gente que visite la localidad conozca la estructura de una villa romana sobre el territorio».

Durante las obras de construcción de la autovía del Morquí, en 2004, y de una nave industrial, se descubrieron los restos de esta villa romana en la partida de la Sort, que fue parcialmente salvada, aunque sufrió afecciones por las obras. El proyecto se lleva a cabo en un solar de propiedad municipal.