El viaje inolvidable de... Soraya Pla

Dubái está reconocida como la urbe más cosmopolita del mundo. /LP
Dubái está reconocida como la urbe más cosmopolita del mundo. / LP

El viento ardiente del desierto en pleno mes de agosto, una piscina en las alturas o su cita con una princesa marcaron el viaje de trabajo a Emiratos Árabes de esta empresaria y diseñadora de moda que triunfa fuera de Valencia

ELENA MELÉNDEZ

Antes de trasladarse hasta Dubái, Soraya Pla ya sabía que agosto es posiblemente el periodo del año menos indicado para visitar la ciudad. Durante ese mes las temperaturas se disparan hasta cotas inimaginables y todos los que tienen oportunidad se marchan de allí.

Pero a esta empresaria valenciana no le quedaba otra opción, pues tenía distintos compromisos profesionales que atender. «Me preocupaba el calor, pero todo lo que ves allí es tan impresionante que lo vas sobrellevando. Por el día no hay nadie en la calle, salen al atardecer. Las avenidas son tan grandes que todo el mundo va en coche y hacen vida en los centros comerciales», explica.

Para alojarse escogieron sin saberlo el que está considerado el hotel más alto del mundo. Su nombre es Gevora Hotel y su característica torre dorada toma el protagonismo del paisaje urbano pudiendo divisarse desde cualquier punto de la ciudad. La llegada le aguardaba una sorpresa. Al entrar en la habitación lo primero que hizo Soraya fue sacar el muestrario de ropa que viajó con ella desde España y que debía estar listo para las reuniones del día siguiente. «Me puse a planchar las prendas y ni me preocupé de abrir las cortinas. Cuando terminé sería la una de la madrugada, abrí entonces las cortinas y me quedé impactada. Eran todos rascacielos proyectando sus luces en una estampa futurista. Al día siguiente volví a sorprenderme de las vistas desde la piscina».

Dubái puede premuir de albergas infraestructuras como el rascacielos más alto que se ha construido hasta la fecha o el único hotel de siete estrellas. / LP

El Dubái Mall fue el lugar donde Soraya Pla iba a tener las primeras reuniones. En la línea del Gevora Hotel, el edificio ostenta el título de centro comercial más grande del mundo y más visitado del planeta. En interior, además de incontables tiendas de importantes firmas internacionales, cuenta con pistas de ski de nieve artificial o el acuario más grande del mundo. «Lo hacen todo grandioso, los escaparates son increíbles, así como las tiendas y los restaurantes. Parece que si al final de cada frase no pone 'el más... del mundo' es que no es Dubái».

Así es Dubái

Otra de las jornadas visitaron el distrito de diseño de Dubái, una zona construida para profesionales del mundo de la moda que alberga escuelas de diseño, talleres de diseñadores y oficinas. «La moda europea es muy atractiva para ellos. Les gusta la ropa sofisticada, que llame la atención a los sentidos, lo minimalista allí no cuaja mucho».

Esa noche subieron hasta el restaurante At.mosphere, que está ubicado en el edificio Burj Khalifa, y que acoge también el Armani Hotel. Desde sus enormes ventanales se puede disfrutar de unas vistas privilegiadas de la ciudad y de la Fuente de Dubái, un espectáculo precioso que aúna música y coreografía acuática. Otra de las noches reservaron en el restaurante Toro, donde pudieron degustar tapas españolas y acabaron con unas copas en el hotel Jumeira Zabell, ubicado en la famosa Palmera. Además, gracias a un contacto pudo reunirse con la princesa Hend Faisal al Qassemi, una mujer de negocios muy potente que, además, es editora, escritora y la responsable de la Dubái Fashion Week. «Es una súper woman, muy alejada del perfil que se le atribuye a las mujeres de allí. Fue toda una experiencia reunirse con una princesa».

Más de Revista de Valencia

 

Fotos

Vídeos