Vox se inspira en Andalucía y reclama conocer quién imparte cursos LGTBI

Ángeles Criado, diputada de VOX en Les Corts. /LP
Ángeles Criado, diputada de VOX en Les Corts. / LP

El partido reclama la documentación de las subvenciones otorgadas a estas entidades y las estadísticas de violencia de mujeres a hombres

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERAValencia

Vox quiere saber el nombre y apellidos de las personas que imparte cursos LGTBI. La delegación valenciana de la formación que lidera Santiago Abascal a nivel nacional registró ayer una iniciativa en Les Corts que sigue el camino que el partido ha llevado a cabo en Andalucía y que se ha caracterizado por ir en contra de las personas de este colectivo. En este caso, se reclama a la administración nada menos que los datos de aquellos que han impartido cursos o actividades relacionadas con la visibilización de unas personas que aún hoy por hoy son muchas veces discriminadas por su sexualidad.

La encargada de presentar esta solicitud fue la diputada Ángeles Criado, que, a través de una nota de prensa, justificó que se quieran revelar los datos personales de estos trabajadores «porque nos preocupa en manos de quién dejamos a nuestros pequeños y el adoctrinamiento al que pueden haber sido sometidos». El documento que ha presentado el grupo parlamentario pide conocer al detalle las subvenciones y la documentación acreditativa para cumplir con los requisitos legales así como el documento de antecedentes penales, en actividades de menores, la acreditación de la formación o preparación necesaria de estas personas para impartir dichos cursos o actividades, los contratos firmados con indicación de fechas, cantidad asignada y colegios a los que han acudido, y la indicación del método de adjudicación que se ha empleado según la ley de Contratación del Estado, junto a los consiguientes criterios para esa adjudicación. Además, la solicitud insta a informar de los contenidos y materias impartidos en esos cursos y actividades a los niños. Toda una batería de solicitudes con el objetivo de señalar al colectivo LGTBI pocos días después de que miles de valencianos llenaran las calles para respaldarles y recordar lo que ha costado reconocer sus derechos.

Vox no se queda solo ahí y también quiere conocer otro tipo de información. Desde el partido situado a la derecha del PP se insiste en que quieren conocer las estadísticas de lo que denominan «violencia intrafamiliar« y por ello Criado solicitó no sólo datos oficiales de violencia machista, de hombres hacia mujeres, sino también los de mujeres hacia hombres, con número de maltratos y fallecimientos por estas causas. También se pidió las estadísticas oficiales y porcentajes de ancianos, tanto hombres como mujeres, que han sido víctimas, con número de maltratos y fallecimientos y, por otro, los datos y porcentajes de niños que han fallecido a manos de sus padres, indicando si el agresor ha sido el padre o la madre.

La diputada de Vox también arremetió contras las administraciones y la prensa al asegurar «que los organismos públicos y los medios de comunicación obvian a varios grupos de víctimas dentro de la familia, como pueden ser los ancianos, los niños o los propios hombres, a manos de sus familiares o parejas». «En todos los casos se solicita el sexo, la edad y la nacionalidad del agresor, con indicación del país de origen en caso de que no sea España» afirmó la parlamentaria que consideró que existen «indicios para sospechar que, en numerosos casos, la violencia ha sido ejercida por personas cuyo país de origen no es España». Unas declaraciones con las que también se aprovecha para relacionar la violencia con las personas inmigrantes, que son de manera habitual el chivo expiatorio de un partido que es muy duro contra este colectivo.

Diferencias con Andalucía

El hecho de que la iniciativa de Vox se base en la del grupo del parlamento andaluz no quiere decir que sea un calco de la misma. Los diputados andaluces pusieron en su punto de mira a los funcionarios que evalúan la violencia de género mientras que en este caso se pone en el foco en las personas que imparten cursos LGTBI. Lo que sí tienen en común las dos iniciativas es que han generado una gran polémica y revuelo social ya no sólo por ir en contra de este colectivo sino por querer datos personales confidenciales.

En Les Corts los partidos también arremetieron contra la propuestas. El síndic, Fran Ferri, mostró su indignación ante las iniciativas parlamentarias registradas por Vox «que buscan poner en duda la idoneidad para tratar con niños y niñas de las personas LGTBI» y aseguró que «es indecente acceder a las instituciones y cobrar un salario público para dedicarse a atacar sin fundamento a las personas lesbianas, gays, transexuales y bisexuales». «Desde Compromís vamos a presentar en Les Corts un escrito pidiendo a la Mesa la inadmisión de unas iniciativas parlamentarias que son una herramienta para fomentar el odio hacia las personas LGTBI« indicó Ferri, que, mostró su preocupación por »el silencio« de PP y Ciudadanos.

Más