El temor al contagio andaluz y a la irrupción de Vox se extiende en el Botànic

Mónica Oltra, Ximo Puig y Antonio Estañ en el Palau de la Generalitat. / J. Signes
Mónica Oltra, Ximo Puig y Antonio Estañ en el Palau de la Generalitat. / J. Signes

Los resultados del 2-D disparan las alarmas en PSPV, Compromís y Podemos y hacen temer un vuelco electoral en las autonómicas de 2019

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERA

Los partidos políticos de la izquierda valenciana observaron perplejos el resultado electoral en Andalucía y, aunque tienen la constancia de que la Comunitat es muy diferente a Andalucía, ayer ya comenzaron a trazar una estrategia que impida una traslación de los resultados. La baja participación que contribuyó de manera fundamental al descalabro del PSOE y de la confluencia de Podemos con Izquierda Unida es un escenario que desde el pacto del Botànic quieren evitar a toda costa ya que ven temerosos como la derecha podría volver a la Generalitat con un pacto de PP, Ciudadanos y Vox, que ya casi se da por seguro que irrumpirá en Les Corts tras las autonómicas de 2019.

PSPV, Compromís y Podemos reunieron a las direcciones de sus respectivos partidos y en la mesa de todos estuvo la irrupción de la derecha populista en un parlamento autonómico. Los socialistas, pese a que no estaba programado, decidieron reunir de urgencia al secretariado del partido para analizar una debacle que apenas se habían planteado que podía ser una realidad. En la reunión varias voces alertaron del miedo a perder la Generalitat y dieron por sentado que Vox conseguirá obtener representación autonómica y entrará con fuerza en las ciudades de más de 50.000 habitantes. Por ello, decidieron apostar por una campaña de movilización del electorado tradicionalmente socialista para que el contagio andaluz no sea una realidad.

El presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV, Ximo Puig, no dudó en señalar ayer que, aunque «los análisis no se pueden hacer de una manera precipitada», el «auge» de la extrema derecha es «la peor de las consecuencias» y «preocupa de una manera grande a todos los demócratas». «Es evidente que algunas cosas habremos hecho mal junto a los otros partidos para que emerja con esta fuerza la extrema derecha» consideró.

PP y Ciudadanos no descartan pactar con Vox si cuentan con una mayoría suficiente

Podemos también reunió a su ejecutiva en Castellón para analizar los resultados y coincidió con el PSPV en que es necesario volver a movilizar el electorado de izquierdas. El partido morado ve con miedo que la confluencia que prepara con Esquerra Unida siga la tendencia de Adelante Andalucía y obtenga un mal resultado en 2019. Sin embargo, se aferran al hecho de que las autonómicas del mes de mayo coincidirán los las elecciones municipales y europeas, lo que consideran que ayudará mucho más a movilizar al votante progresista. Antonio Estañ, secretario general de Podemos, remarcó que estos resultados «no son extrapolables» a la Comunitat ya que desde el partido morado consideran que Susana Díaz al pactar con Ciudadanos ha gobernado con políticas de la derecha y esto ha creado un caldo de cultivo con terribles consecuencias. Además, arremetieron por el PP por compararles con Vox y calificarles de extremistas.

Menos alarmista se mostró la vicepresidenta y líder de Compromís, Mónica Oltra, que lamentó los resultados de las elecciones andaluzas pero recalcó que el Gobierno del Botànic, al poner a las personas en el centro, es «modélico, exportable y la vacuna» contra el crecimiento de la ultraderecha.

PP y Ciudadanos

El tono tan crítico con el que se refirieron las formaciones de izquierda hacia Vox contrasta con las declaraciones de PP y Ciudadanos, que no descartaron pactar con Vox en el futuro. Jorge Bellver, diputado del PP, aseguró que «es un momento de máxima responsabilidad por parte de todos los partidos políticos que tienen que hacer posible ese cambio en la comunidad andaluza». Bellver subrayó que hasta ahora las instituciones y los ejecutivos municipales y autonómicos «se han llenado de políticos de extrema izquierda» y consideró que pretender «que esas políticas no tengan una reacción es de estar ciego».

Por su parte, el parlamentario de Ciudadanos Toni Subiela celebró el crecimiento de su formación y aseguró que es «una inyección de positivismo y de ganas de trabajar para que aquí el proyecto se asiente y ser decisivos en la Comunitat». Sobre un hipotético pacto con Vox, Subiela afirmó que es la ejecutiva nacional la que está valorando el «tablero de juego que hay en Andalucía».

Más

 

Fotos

Vídeos