Por qué Sánchez apoyó hasta el final a Montón

Carmen Montón, durante la comparecencia en la que anunció su dimisión. / efe/juanjo martín
Carmen Montón, durante la comparecencia en la que anunció su dimisión. / efe/juanjo martín

Algunos cargos socialistas veían en la ya exministra de Sanidad una eventual alternativa a Puig para la secretaría general del PSPV

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

¿Por qué salió el presidente del Gobierno y líder del PSOE a mostrar su apoyo a Carmen Montón apenas cuatro horas antes de que esta presentara su dimisión? ¿Qué llevó al líder socialista a respaldar a su aún ministra de Sanidad pese a tener constancia de que existían informaciones -que a primera hora del martes aún no habían trascendido- que iban a poner a la dirigente valenciana entre la espada y la pared? ¿Se ha disparado el líder socialista en el pie con esa actitud? Preguntas como estas circularon ayer por las conversaciones de algunos cargos socialistas que, el día después de la dimisión de Montón como ministra, todavía no aceptaban a entender los motivos por los que el líder del PSOE se había dejado parte de su autoridad en una defensa que, para muchos, ya no conducía a ninguna parte.

Sánchez apoyó a Montón cuando prácticamente nadie en su partido creía ya en la ministra de Sanidad. La dirigente valenciana ofreció toda una muestra de lealtad hacia el líder del PSOE en aquel proceso orgánico que desembocó en el comité federal del 1 de octubre de 2016 que acabó con la dimisión de Sánchez de la secretaría general. Montón resistió entonces la presión de Ximo Puig, por aquel entonces su presidente -ella era consellera de Sanidad-, y se posicionó con el líder federal, que acabó cayendo tras la maniobra de los barones regionales. En el seno del PSPV se considera que Sánchez nunca ha olvidado la confianza que la dirigente valenciana mostró en él, enfrentándose incluso al secretario general del PSPV y poniendo en peligro su condición de miembro del Consell.

Más información

Ese respaldo a Sánchez se mantuvo en la carrera por la secretaría general del PSOE en la que el entonces aspirante se impuso a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Al líder socialista no le molestó que Montón sí se situara junto a Puig en las primarias del PSPV y diera la espalda al candidato sanchista, Rafa García. De hecho, que la confianza no se enturbió lo demuestra el hecho de que Sánchez terminó haciendo ministra a Montón hace poco más de tres meses.

LAS REACCIONES

Isabel Bonig (Presidenta del PPCV).
«Dimitir era su única salida. Como consellera ha sido la peor que ha tenido el Gobierno valenciano».
Manuel Mata (Visecretario del PSPV).
«Es una gestora excelente, una gran socialista y la dimisión le honra. Es un gesto de dignidad».
Fran Ferri (Síndic de Compromís).
«Montón ha tenido la dignidiad de presentar su dimisión y ahora es Casado quién debería hacerlo».
Mari Carmen Sánchez (Síndic de Ciudadanos)
«La única salida que le quedaba era dimitir por un mero ejercicio de responsabilidad».
Antonio Estañ (Síndic de Podemos).
«La dimisión es lógica y de sentido común y es el nivel de exigencia que debe tener un cargo público».

En algunos círculos socialistas se considera que a esa razón cabe añadir otra. Ximo Puig anunció en el congreso del PSPV de hace poco más de un año en Elche que no se presentaría a la reelección. El relevo del presidente de la Generalitat es un asunto que todavía no aprieta pero que ya se ha comenzado a abordar entre algunos cargos -alguno incluso trata ya de comenzar a sumar apoyos para esas primarias-. No hay un sustituto claro y Puig ya ha dicho que no nombraría 'hereu'.

¿Y entonces? La confianza de Sánchez en su hasta hace poco ministra de Sanidad hacía pensar que la opción que el líder del PSOE podría querer jugar en el socialismo valenciano sería la de Montón. Con 42 años de edad, de dilatada trayectoria en el partido y con el respaldo del sanchismo, la ministra habría podido perfilarse como alternativa, siempre y cuando hubiera logrado vencer las reticencias que algunos cargos cercanos al secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, encontraban en su propuesta.

Ya no habrá tiempo para comprobar si esa era o no la apuesta. La salida del ministerio de Sanidad le cierra la puerta orgánica a Montón. Y si Sánchez pensaba en ella como eventual recambio en el PSPV, tendrá que buscar una alternativa para esa secretaría general.

Fotos

Vídeos