Podemos no asegura su apoyo a la investidura si no hay acuerdo de gobierno

Puig y Oltra, en una imagen de archivo./EFE
Puig y Oltra, en una imagen de archivo. / EFE

La formación morada ha abandonado la negociación esta mañana y ha señalado a Compromís como el responsable de la falta de entendimiento que deja a Puig sin acuerdo a escasas horas de la investidura

MARTA HORTELANO , ARTURO CERVELLERA y - BURGUERAValencia

Los equipos negociadores de PSPV y Compromís han vuelto a la mesa negociadora después de que a las 13 horas Podemos se levantase de la reunión por considerar inasumibles las competencias que se le asignaban. A la sede del PSPV sólo han llegado a esta hora los socialistas. A los podemistas se les ha ofrecido asumir competencias energéticas pero dentro de consellerias que ellos dirijan. Se les ha hecho una oferta para que los morados asuman Transparencia y Memoria Histórica (que lideraría EU), además de una conselleria con Vivienda y Eficiencia Energética vinculada a edificios públicos y privados. Además, la dirección de la Agencia de Cambio Climático en mestizaje -dentro de la conselleria de Compromís en Medio Ambiente- y luego la creación de una agencia valenciana de la energía que serviría para desarrollar estrategias sobre energía que estaría también en Economía (otra conselleria liderada por Compromis). De esta manera, la oferta para Podemos es recibir competencias dentro de consellerias dirigidas por Compromís.

Esta mañana, los negociadores de Unides Podem han dejado la reunión que mantenían con el PSPV y Compromís para tratar de cerrar un acuerdo de gobierno. Pasadas la una y medida da la tarde, los representantes de la coalición han dejado la mesa en una negociación que se está convirtiendo en tortuosa porque se ha enquistado en el tira y afloja con las exigencias de Mónica Oltra como principal obstáculo. La líder de Compromís aseguró el lunes en Les Corts que su partido había sido el más generoso en este negociación y hoy mismo alguna de las negociadoras de Unides Podem aseguraba que por encima de la generosidad y el partidismo está la estabilidad.

Podemos no asegura su apoyo a la investidura si no hay acuerdo de gobierno. «La situación está estancada y es límite», señaló uno de los negociadores de Unides Podem, que apuntó a Compromís como los responsables de la crisis que vive la negociación. Esta tarde pueden volver a sentarse todos en la misma mesa para tratar de aliviar tensiones y llegar a un acuerdo. El destino de las competencias de Medio Ambiente, uno de los principales problemas porque es deseo de las dos formaciones.

Unides Podem parece que no está satisfecho con la propuesta tiene encima de la mesa. Consideran que la cartera de Vivienda debe tener más contenido que transición energética y el hecho de que la segunda vicepresidencia pierda fuelle han sido fundamentales para que los negociadores se levanten de la reunión sin saber si volverán a ella.

Falta de acuerdo global

La falta de acuerdo global para cerrar todos los flecos que quedan pendientes en la negociación del nuevo pacto del Botánico con PSPV, Compromís y Podemos podría situar al único candidato a la Presidencia de la Generalitat que se presenta a la investidura, Ximo Puig, sin un pacto previo firmado, a escasas 24 horas de que mañana comience en Les Corts el pleno en el que necesitará la mayoría absoluta de votos que dan los 52 escaños de las tres formaciones.

El documento de pacto, que iba a ratificarse hoy en un acto solemne en Alicante, quedó anoche suspendido hasta nueva orden, dada la imposibilidad para cerrar todos los detalles del acuerdo. Fuentes de la negociación aseguran que a pesar de que el documento programático está cerrado y se podría haber rubricado, el debate abierto por el reparto de competencias de algunas de las áreas (Medio Ambiente, Igualdad y Cultura, las tres en manos de Compromís) habría retrasado la firma porque los nacionalistas consideran el acuerdo global y no sólo de programa.

A estas horas, Compromís es la formación que se ve más perjudicada por el acuerdo ya que he perdido una conselleria en el reparto global respecto a las que ostentaba la pasada legislatura. Cede el área de Transparencia y rebaja su número a cuatro. El PSPV desliga Vivienda de Obras Públicas y cede la primera competencia, que tomará forma de conselleria propia, gestionada por Unidas Podemos. También se quedan con la conselleria que deja Compromís. Pero en al aire quedan las competencias de Medio Ambiente y Cambio Climático, que quiere asumir Podemos en su área social y Cultura y parte de Igualdad, que se disputa el PSPV. Pero Compromís considera suficientes las cesiones que ya ha hecho renunciando a una conselleria y rebajando su status en el reparto (PSPV tendría 6, Compromís 4 y Unidas Podemos, 2).

A diferencia de hace cuatro años, cuando PSPV, Compromís y Podemos rubricaron el pacto en el jardín Botánico de Valencia, días antes de la investidura de Ximo Puig, en esta ocasión, si un acuerdo un extremis a lo largo de la mañana (en el que las fuentes consultadas sí confían), el presidente de la Generalitat en funciones, Ximo Puig, acudiría mañana a su sesión de investidura con la incertidumbre propia de no tener el respaldo de un acuerdo firmado. En primera votación necesita mayoría absoluta para ser investido. En caso de que necesitara una segunda votación, requeriría de más síes que noes.

Más