Oltra dice que no hay «conflicto de intereses» entre el Consell y las acciones de Ximo Puig

Oltra, Puig y Dalmau, antes del pleno del Consell de este viernes en Burriana./Efe
Oltra, Puig y Dalmau, antes del pleno del Consell de este viernes en Burriana. / Efe

La Generalitat perdona una deuda a la empresa de la que es accionista el presidente, que asegura: «Más transparencia es imposible»

EFE / EUROPA PRESSBurriana

La portavoz del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha asegurado este viernes que el Consell «no ha aprobado nunca» ninguna operación de quita a la empresa de la que es accionista el president de la Generalitat, Ximo Puig, y no ha habido «conflicto de intereses» porque se aprobó una «norma general».

En la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, celebrado en Burriana (Castellón), Oltra se ha referido a la aprobación, por parte del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) de la quita de la deuda al Grupo Zeta, del que Ximo Puig es accionista a través del diario 'Mediteráneo' de Castellón.

«Puig ha dado todas las explicaciones que debe al Consell, a los medios, a la oposición, en sede parlamentaria. Igual que el director general del IVF -Manuel Illueca- ha dado explicaciones técnicas, Puig ha dado explicaciones políticas«, ha dicho Oltra, quien ha matizado que no tiene «por costumbre matizar o añadir algo a lo que dice» el president.

Mónica Oltra ha subrayado que tanto Puig como Illueca están a «plena disposición» para comparecer en Les Corts y dar explicaciones, pero es el parlamento autonómico el que tiene que poner fecha, no el Consell.

Según Oltra, el Consell «no ha aprobado nunca ninguna operación» porque «no es su competencia» y por ello, ha añadido, «difícilmente puede haber un conflicto de intereses en este caso».

«Lo que el Consell aprueba son normas de carácter general, un reglamento del IVF que recoge disposiciones de organización de la institución», ha señalado la portavoz, para añadir que la norma aprobada «no contiene ninguna especificidad ni pecularidad, es una norma de carácter general que pasa por el Consell».

Quita de la deuda a Zeta

«No puede haber conflicto de intereses en una norma de carácter general», ha insistido la portavoz del Gobierno valenciano, quien preguntada por si cree que este asunto puede dañar la credibilidad del Consell y de Ximo Puig, ha asegurado que la actitud «es de total transparencia».

Preguntada por una disposición adicional sobre el IVF incluida en el decreto aprobado el 15 de marzo que indicaba que aunque se aprobaba ese día el reglamento servía, de forma retroactiva, para operaciones anteriores a su entrada en vigor, Oltra ha contestado que en el pleno «no se habló sobre esa disposición concreta».

«La única explicación es la máxima transparencia», ha destacado la portavoz del Consell, quien ha agregado que «se están dando y se seguirán dando explicaciones para despejar todas estas dudas».

Respecto a que cuatro meses después de haber sido aprobado el decreto la única quita que se haya aplicado sea la del grupo empresarial en el que Puig tiene intereses, Oltra ha señalado que es «un periodo muy corto para valorar el impacto de una norma, el tiempo prudencial para hacerlo es un año».

Oltra ha recordado que la pasada legislatura se aprobó un paquete de leyes vinculadas a la transparencia y a los conflictos de intereses y «se crearon órganos encargados de determinar esta cuestión. No sé si hay o no conflicto de intereses porque el Consell no es el órgano encargado».

A su juicio, en este caso «está todo a la vista, todas las declaraciones, la situación patrimonial, el cobro de dividendos, la declaración de la renta se han hecho públicos. Se hace desde hace cuatro años».

Preguntada sobre si Puig debería haberse abstenido en la aprobación del Decreto, Oltra ha señalado que el president «no puede abstenerse, porque es una disposición de carácter general y no hay ninguna razón para hacerlo, sería dejadez de funciones».

Ximo Puig: «Más transparencia es imposible»

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha asegurado este viernes respecto a las críticas por las acciones que tiene en Grupo Zeta y el periódico Mediterráneo, que «es una situación en la hay interés mediático y político por desgastar al presidente» pero ha defendido que en este caso «más transparencia» que la que ha demostrado «es imposible».

Puig se ha manifestado así durante ante los medios tras reunirse con alcaldes y alcaldesas en Borriana (Castellón) al ser preguntado si va a dar explicaciones sobre esta cuestión en Les Corts y cuándo. Tanto PP como Cs han pedido a Puig explicaciones relativas a la operación financiera del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) con el Grupo Zeta, accionista mayoritario de Mediterráneo.

Preguntado si se plantea deshacerce de esas acciones, el presidente de la Generalitat ha respondido que no sabe dónde está el problema. «Yo no soy rico y mi único patrimonio es esto que es producto de una indemnización por despido improcedente», ha reseñado para añadir que «siempre, preservando el interés general, estoy dispuesto a cualquier decisión, mi vida no ha estado vinculada precisamente al interés económico».

Sobre las explicaciones en Les Corts, ha apuntado que «las explicaciones en el Parlamento se dan en función de la agenda del Parlamento», pero ha dicho que él ha dado explicaciones «desde el minuto cero» cuando le han preguntado y ha detallado «clarísimamente» cuál es su relación con una empresa a la que accedió «de manera accidental» al ser despedido después del golpe de estado de Mediterráneo, periódico en el que había trabajado.

«Si nunca me hubieran despedido, nunca hubiera tenido que cobrar esa indemnización que cobré porque hubo en aquel momento una actuación política, de persecución política, y nos echaron a una serie de periodistas que después participamos en la compra del periódico cuando finalmente fue privatizado a través de una sociedad», ha dicho.

«Yo soy socio de una sociedad en función de un intento de que hubiera prensa abierta en la provincia de Castellón, y ha sido una participación absolutamente residual, el 1 por ciento, que he mantenido, que he declarado siempre y, por tanto, no hay ninguna novedad respecto a esta cuestión», ha añadido.

El jefe del Consell ha aclarado que no es ni nunca fue socio de Zeta, «que es la empresa a la que el PP le dio un crédito que, es evidente, como se ha demostrado, que no estaba suficientemente bien avalado, pero fue una decisión que se tomó en el pasado».

Ahora -según ha dicho- «lo que se ha hecho, ha sido, en un conjunto de actuación sindicada, tomar las decisiones que ya se han explicado» por el Instituto Valenciano de Finanzas, «que es quien las ha tomado, y en las que yo no tengo nada que ver y, además, no afecta directamente a mi participación en Pecsa».

Participación «absolutamente limitada»

«Es una situación en la hay interés mediático y político por desgastar al presidente pero, más allá de esto, más transparencia es imposible porque en todo momento todo el mundo sabía que esas acciones existían, que era una participación absolutamente limitada y que no he participado en ningun consejo de administración ni en la Junta General«, ha apuntado Puig, quien ha añadido que no ha tenido nada que ver, »de hecho la propia línea editorial del periódico durante mucho tiempo lo ha demostrado«.

Preguntado si se plantea deshacerce de las acciones, el presidente de la Generalitat ha respondido que no sabe dónde está el problema. «Yo no soy rico y mi único patrimonio es esto que es producto de una indemnización por despido improcedente», ha reseñado.

No obstante, ha aseverado que «siempre, preservando el interés general, estoy dispuesto a cualquier decisión, mi vida no ha estado vinculada precisamente al interés económico».