Empar Marco | Directora general de À Punt

«Los 55 millones de presupuesto de À Punt no son suficientes. Lo ideal serían 70»

Empar Marco, directora de À Punt, en los pasillos del centro de producciones de Burjassot./I. Marsilla
Empar Marco, directora de À Punt, en los pasillos del centro de producciones de Burjassot. / I. Marsilla

«Seremos plurales, para todo el mundo. Vote lo que vote. El dinero de À Punt es de todos y eso lo llevo marcado en la frente»

Burguera
BURGUERAValencia

Empar Marco contesta rápido, corto y en valenciano. Cada «bueno», que sale de su boca suena escéptico. Se le nota algo cansada. Hace 15 meses que tomó posesión del cargo de directora general de À Punt. El próximo 10 de junio se pone en marcha la nueva televisión tras un mes de emisiones en pruebas, 54 meses después del cierre de RTVV.

-¿Cómo lleva la cuenta atrás?

-Con ilusión, pero con nervios.

-¿Qué vamos a poder ver?

-Han salido ya muchas cosas. Básicamente, los contenidos de la primera parrilla de programación se basarán en las sugerencias que en su día hizo el Alto Consejo Consultivo. Hay de todo. Programas de entretenimiento, concursos, documentales... hay un poco de todo, trufada de cosas. Estoy satisfecha.

-¿Cuántas ediciones de informativos habrá en televisión?

-Dos. Vamos de cara al verano, la gente está haciendo formación y vamos a hacer dos, por ahora. En la temporada otoñal haremos tres.

-¿Habrá tertulia política?

-En la radio ya la hay. En televisión, no, en este momento a través de nuestros servicios informativos. Sí en los magazines. En la temporada siguiente, la tertulia será asumida por los servicios informativos de la casa.

-¿Habrá espacios de cotilleo?

-No, no habrá.

-¿Se van a externalizar más servicios?

-Externalizamos lo que ya está.

-Incluida buena parte de la programación.

-Sí, porque el sector audiovisual valenciano necesitaba una buena inyección, y la Comunitat y À Punt necesita a ese sector. Ha sido importante para ellos. Ahora mismo, todo el mundo del sector está trabajando. Es difícil encontrar gente de la industria que no esté involucrada en los contenidos de À Punt.

-¿Cuenta con suficiente personal técnico?

-Buena pregunta. Aquí ha cambiado mucho el asunto tecnológico. En cinco años la revolución tecnológica ha sido brutal y por eso hemos apostado por renovar todo el equipo. Pensamos que con la plantilla que tenemos podemos asumir la evolución de los medios públicos. Es cierto que al principios se hace complicado, porque hemos tenido una incorporación muy lenta del personal. Todos los inicios necesitan de más gente y más impulso. La semana pasada se aprobó una modificación de la RPT (Relación de Puestos de Trabajo). Los cambios en las necesidades llegan debido a una realidad también cambiante.

-Pero aprobaron esa RPT en agosto del año pasado.

-Pero no vamos a aumentar la masa salarial. Se queda como está. Eso lo tenemos claro. Estamos haciendo reajustes de los puestos que necesitamos completar, pero no aumentaremos la plantilla. Eso no lo haremos.

-Las condiciones laborales de la plantilla está en el aire.

-Aún no hemos firmado el convenio. Se quiere acelerar, pero eso va como va. Todo a su tiempo. La gente, el que hace horas extras o que se salga de sus horarios, se recompensará con efectos retroactivos cuando esté firmado el convenio.

-Los juzgados rechazaron la sucesión de empresas entre RTVV y À Punt, pero sí sucesión de rostros, los mismos.

-Es lo que hay. Nosotros hemos de hacer lo mejor posible con la plantilla que tenemos. Hay gente muy buena, igual que lo había antes. Lo haremos bien. Apostamos por la calidad. Tenemos que hacerlo bien. Que hayan rostros de RTVV es inevitable. Las bolsas de trabajo se han configurado así.

«La plantilla no aumentará. Vamos a ser un modelo. Apostamos por la calidad»

-¿Cuánto de lo que se emitirá dependerá de la producción externa?

-Mucho, en este momento. Todos los programas los tenemos externalizados. En un futuro irán incorporándose contenidos propios. En materia informativa, tenemos previsto realizar mucho contenido propio: debates, entrevistas, documentales largos... y eso saldrá de la casa. No descartamos asumir uno o dos programas desde aquí. Poco a poco.

-Son ustedes 500 pero todos los programas los externalizan. ¿Qué harán esos 500?

-En À Punt media, la RPT son 465 personas y no queremos cubrir enteros todos los puestos a final de año, sino reservar unos cuantos para el futuro. Tenemos toda la explotación de ingeniería, la web, la radio y la televisión. No es una plantilla grande. Vamos a ser un modelo para las televisiones autonómicas. Lo vamos a ser. Porque nacemos transversales, con una redacción integrada: web, radio y televisión... Vamos a ser un modelo.

-¿Con qué porcentajes de audiencia estará satisfecha?

-En estos momentos no estoy preocupada por la audiencia, sino por la calidad. La audiencia vendrá poco a poco. Me gustaría que fuesen altísimos, no soy una irresponsable, pero estoy segura de que irán llegando. Lo que tengo claro es que no es posible hacerlo todo por la audiencia. Apostamos por la calidad y ver lo que engancha a los valencianos. En la primera etapa no vamos a preocuparnos de audiencias, en absoluto.

-¿El presupuesto de 55 millones es suficiente?

-No.

-¿Por qué?

-Porque queremos hacer calidad en los contenidos, y para eso se ha de tener claro que se ha de apostar por un presupuesto que satisfaga ese objetivo. Necesitamos más presupuesto para hacer mejores programas. Por ejemplo. Querríamos tener una ficción diaria, pero eso es carísimo. Necesitamos dinero. Estamos, además, en un edificio que chupa mucho, es muy caro de mantener. En cualquier caso no estamos hablando de mucho dinero más.

-¿De cuánto?

-Unos 69 o 70 millones. Esa sería la cifra ideal.

-¿Lo ha comunicado a quien corresponde?

-Sí, se han hecho informes y ya se está diciendo.

-¿Y qué le dicen?

-Bueno... sabe lo que ocurre, que primero tendremos que ponernos en marcha.

-¿Se han planteado una plataforma para compartir contenidos con TV3 o IB3?

-No, de momento, no.

-¿Quiere hacerlo en el futuro?

-No lo sé. No nos lo planteamos ahora. De hecho, se quiere hacer una plataforma liderada por televisión española, y con contenidos de todas las autonómicas. Miraremos si nos conviene. Ahora estamos centrados en nosotros.

Empar Marco, durante la entrevista.
Empar Marco, durante la entrevista. / I. Marsilla

-¿Qué le parece la recuperación de la señal de TV3 en la Comunitat?

-Me parece bien. Desde siempre lo he dicho, que cerrar las señales no me parece correcto. Pero no es algo en lo que intervenimos. Es algo del Consell.

-TV3 está actualmente en medio de una vorágine política tremenda ¿Teme usted verse inmersa en algo similar aquí?

-No ¿por qué? Nosotros tenemos una situación totalmente distinta a la catalana.

-RTVE también sufre un gran conflicto interno.

-Los medios púbicos tienen el reto de ser independientes y estar liderados por profesionales, y eso es lo que queremos aquí. Seremos plurales, para todo el mundo. Vote lo que vote. El dinero de À Punt es de los ciudadanos, y esa es una cosa que llevo marcada en la frente. Servicio público de todos.

«No soy de entrevistas, soy más de trabajar. Exponerte tanto te quita mucho tiempo»

-¿Se ha sentido respaldada por Les Corts?

-He ido siempre que me han llamado y a veces, motu proprio. He tenido la receptividad que he tenido, que es pública y que todo el mundo ha visto. No mala. Bueno. Cada uno hace su papel y yo lo respeto.

-¿Y por el Consell también se ha sentido arropada?

-Sí.

-No será por falta de presencia. El presidente fue a Burjassot ya el primer día de pruebas de la televisión.

-Sí. De forma espontánea.

-¿Eso es bueno?

-No lo valoro negativamente. Es el presidente de la Generalitat, de todos y todas. Tuvo la delicadeza de felicitar a la plantilla. No es negativo.

-En su equipo directivo hay un exdiputado del PSPV y una exconsellera del Gobierno balear de izquierdas.

-Aquí se quieren profesionales, los mejores posibles, lo que valoramos es la solvencia profesional. De lo que piensa cada uno, cada uno sabrá. Y no hay más.

-¿No hay buenos profesionales de derechas?

-Claro, aquí hay mucha gente que seguro que es de derechas. No pasa nada.

-¿Una televisión íntegramente en valenciano puede aspirar a conectar con una sociedad con comarcas donde apenas se habla el valenciano?

-Este medio público es en valenciano. Ese es el mandato de Les Corts. No se pone en duda ni lo decidimos nosotros. En cualquier caso, en la radio lo estamos viendo, aquí se habla también en castellano, en la lengua que se sienta más cómodo. Y en la televisión también ocurrirá así. Cuando haya películas españolas donde se hable en castellano no se doblarán, igual que si hacemos una noche de versión original en inglés.

-Acaba la entrevista, al final no ha sido tan duro.

-No pensaba que fuera dura.

- ¿Y por qué ha tardado 15 meses en darnos una entrevista?

-No soy de entrevistas, soy más de trabajar, y si al final te dedicas a exponerte tanto, te quita mucho tiempo, pero hay muchos medios a la espera.