Mata descarta la trama y califica los informes de un «cortapega» del «topo» Císcar

José Císcar. / efe
José Císcar. / efe

El Síndic del PSPV insistió en que la contabilidad está modificada para eliminar facturación vinculada al PP

Burguera
BURGUERAValencia

El vicesecretario del PSPV, Manolo Mata, exhibió ayer su talante de letrado al valorar el auto del Juzgado de instrucción 21 de Valencia por la investigación sobre la presunta financiación irregular del PSPV y Bloc. Intentó desmontar la línea de investigación que puede relacionar las facturas con un sistema de fraude orquestado: «No hay trama, no hay financiación ilegal, ni dinero negro». Y lanzó varios argumentos para sembrar la duda sobre la credibilidad de los documentos que fundamentan las indagaciones, pues subrayó la procedencia de los datos, el informe que el exvicepresidente del Consell de Alberto Fabra, el popular José Císcar, presentó en su denuncia.

Mata calificó los documentos de un «cortapega» del líder del PP en Alicante, a quien volvió a definir como «el topo» (en alusión a las investigaciones que el propio Fabra puso en marcha para localizar al filtrador de varias facturas relacionadas con su gestión) y «la mano que mece la cuna» del escándalo.

«Esto no es un tema de un buen ciudadano que presenta documentación a la Policía. Es un mangante, alguien manipula todo esto y se lo da a un juzgado», explicó Mata, e insistió en que la contabilidad está modificada para eliminar facturación vinculada al PP. Mata consideró que el auto ofrece datos suficientes como para demostrar que no existe un 'modus operandi' similar a la trama de Gürtel que ha sumido a los dirigentes del PP en un interminable proceso judicial. «El PSPV está en (la calle) Blanquerías (de Valencia), no tiene ninguna conexión con hechos presuntamente delictivos», subrayó Mata.

Más noticias de la investigación de la financiación del PSPV

 

Fotos

Vídeos