Dimite el presidente de Vox en Valencia para fulminar a los críticos de la dirección

José María Llanos. / damian torres
José María Llanos. / damian torres

La salida de Llanos, pactada con la cúpula nacional, provocará el nombramiento de una gestora provincial que podría liderar él mismo

JC. F. M.Valencia

El presidente provincial de Vox en Valencia, José María Llanos, presentó el pasado miércoles su dimisión como líder del partido. La renuncia, avalada y consensuada con la dirección nacional del partido, supone un movimiento estratégico por parte de la cúpula de la formación que dirige Santiago Abascal. Llanos ocupará, muy probablemente, la presidencia de la gestora que dirigirá provisionalmente el partido. Una circunstancia que revela hasta qué punto la operación cuenta con el propio Llanos como pieza clave en el futuro inmediato del partido.

¿Y la dimisión? La renuncia del presidente provincial es uno de los mecanismos previstos en los estatutos de esta formación para propiciar la disolución del comité ejecutivo y la designación de una gestora -el otro es la salida de la mitad de sus miembros-. Con su renuncia, Llanos fuerza la disolución del actual comité provincial, en el que se había encontrado con una severa contestación interna, y dispone de manos libres para recomponerlo.

De los seis miembros que componían este órgano -además del propio Llanos, Antonio Mañes, Vicente Roglá, Ángeles Criado, Juan Ponce y Vicente Gil-, estos dos últimos están considerados como críticos con la labor de Llanos, e incluso en alguno de los casos habrían llegado a solicitar la dimisión del propio Llanos como máximo responsable del partido.

Algún miembro del comité provincial había reclamado la dimisión del cargo de Llanos En el partido existía la percepción de que el comité era «una tertulia de amigos»

La renuncia del líder provincial sería, por lo tanto, un paso a un lado para poder construir un nuevo comité ejecutivo sin voces críticas. En las direcciones de Vox de otras muchas provincias se han producido movimientos muy similares. El partido asume que las direcciones de esta formación anteriores a las elecciones andaluzas del 2 de diciembre eran poco más que «tertulias de amigos» y no respondían a la realidad de un partido que ha crecido y que ya sostiene tres gobiernos autonómicos, cuenta con 24 diputados nacionales y dispone de representación en las principales capitales de provincia.

La gestión de Llanos al frente de la dirección provincial ya ha tenido que hacer frente a más de un desafío. Uno de los más señalados es el que se abrió tras la irrupción en el partido del expresidente del GAV, Juan García Sentandreu, y sus maniobras para tratar de alcanzar la candidatura de Vox a la alcaldía de Valencia. Llanos -doctor en Derecho y profesor titular de la Universitat de València- se posicionó abiertamente en contra de la operación de Sentandreu y, gracias al respaldo de la dirección nacional, logró frenarla. El miércoles, el ya exlíder provincial estuvo arropado por el vicesecretario de Organización nacional Tomás Fernández al formalizar su renuncia. Sentandreu podría estar tras esas voces críticas con la labor de Llanos.

Sin primarias

La dirección del partido en Valencia hizo público ayer un comunicado en el que se limitó a señalar que tras la dimisión de Llanos, «la situación en Valencia está en manos del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de VOX que nombrará una Comisión Gestora, como establecen los estatutos. El objetivo será la continuidad del proyecto en la provincia. Tanto los estatutos de VOX, como el reglamento interno del partido, dejan claro el procedimiento que descarta la celebración de primarias para estos casos. En cuanto el CEN nombre una gestora, desde VOX Valencia informaremos». Este diario se puso en contacto con Llanos, aunque éste prefirió no hacer comentarios sobre su decisión.

La labor de Vox en Les Corts, donde Llanos es diputado autonómico, también ha sido objeto de polémica. Primero, por la tardanza a la hora de presentar iniciativas -un mes después de que se constituyera la Cámara seguían sin formalizar ninguna- como por la polémica de la que han venido disfrutando algunas de ellas. El caso más destacado, el relativo a información sobre miembros de colectivos LGTBi.

La salida de Llanos se produce tras otras dos renuncias sonadas. En primer lugar, la del tesorero de la ejecutiva provincial y diputado en Les Corts Vicente Manuel Roglà, que presentó su dimisión el pasado mes de junio. En el trasfondo de la decisión, precisamente, las discrepancias en el partido y un enfrentamiento unos días antes entre Llanos y Ponce, uno de los miembros del comité ejecutivo ahora disuelto.

Hace una semana, el diputado autonómico de esta formación, David Muñoz, también presentaba su renuncia del cargo «por motivos personales». El goteo de salidas y la imagen de inestabilidad en el partido puede haber contribuido a la decisión de Llanos para forzar la apertura de una nueva etapa.