El jefe de administración de la Agencia Antifraude también dejará su puesto este mes

El director de la Agencia Antifraude, Joan Llinares. /LP
El director de la Agencia Antifraude, Joan Llinares. / LP

Llinares desvincula esta salida de la del jefe de investigación y admite que los niveles de exigencia en la entidad que dirige son elevados

JC. F. M./A. RALLO

El director de administración de la Agencia Antifraude, Juan Casades, dejará este mismo mes su cargo en la entidad que dirige Joan Llinares. La marcha de Casades se suma a la del director de Análisis e Investigación, Miguel Ángel Cervera, de la que informó ayer este diario. Llinares desvinculó la marcha del responsable de administración de la de Cervera. En declaraciones a este diario, el director de la Agencia Antifraude admitió no obstante que el nivel de exigencia y de actividad que existe en la institución que preside puede provocar que algunos de sus trabajadores acaben optando por dejar su cargo.

Llinares explicó que Casades, director de administración de Antifraude desde que la agencia se puso en marcha hace ya un año, ya comunicó hace tres meses su decisión de regresar a su puesto de funcionario en la administración autonómica. «Como todos somos funcionarios de carrera, esa decisión de regresar al puesto de trabajo de origen puede adoptarse sin demasiado problema», explicó.

El responsable de Antifraude se refirió a la salida de su responsable de administración, y remarcó que desde que éste le comunicó su decisión de abandonar la Agencia, ha venido trabajando codo con codo con la persona que le tiene que sustituir en sus funciones hasta que la Agencia saque a concurso esa plaza. Casades dejará su puesto este mismo mes, según fuentes conocedoras de su situación.

El director de Investigación ya ha puesto punto y final a su etapa de seis meses en la Agencia Antifraude

Llinares consideró no obstante que el trabajo que se desarrolla en la Agencia no es sencillo ni cómodo. «Aquí se exige una dedicación y una entrega que no se da en una administración ordinaria». Según el responsable, aquellos funcionarios que tienen cargas familiares o que quieren disponer de sus tardes libres acaban asumiendo que desarrollar su labor en Antifraude no es compatible con esas circunstancias. «Económicamente tampoco compensa», admitió.

Llinares señaló que la Agencia trabaja ya en la sucesión de Casades como responsable de Administración. «Estamos construyendo una institución, con una ley muy exigente tanto en sus objetivos como en sus funciones, y puede haber personas que consideren que esto es una administración más, en la que se trabaja de 8 a 3. Y eso no es así», remarcó. «En todo caso, yo lo entiendo», remachó.

El director de Antifraude explicó incluso que en los concursos que la Agencia tiene en marcha para completar su personal -compuesto ahora por 24 personas- «aviso de que esto no es un balneario ni una administración al uso. Tenemos que dar ejemplo porque, de lo contrario, ¿cómo podemos nosotros exigir?», se preguntó. En todo caso, Llinares vino a considerar que las dos salidas que se han conocido en las últimas horas no alteran la normalidad de la labor que presta la Agencia.

Llinares asegura que el jefe de administración ya le trasladó hace tres meses su decisión de abandonar

La marcha del jefe de administración de Antifraude se suma a la de Miguel Ángel Cervera como responsable del área de Análisis e Investigación. Si Cervera apenas llevaba seis meses en el cargo, Casades, como responsable de Administración, cumplía ahora su primer año en la Agencia. De hecho, este funcionario fue uno de los primeros en incorporarse a Antifraude y ha sido de los que ha venido acompañando a Llinares desde su designación para el cargo. Con la marcha de Cervera, como con la de Casades, Antifraude ve partir a dos de sus puntales en su labor diaria. Uno, por la parte vinculada a la investigación -la labor propia de la Agencia-. El otro, pieza clave en el engranaje para el día a día de esta entidad.

La Agencia Antifraude nació por el empeño de Podemos, pero la realidad es que no ha encontrado apoyo real ni del PSPV ni de Compromís, que han contribuido a poner trabas en el camino de la nueva institución. Que ni Generalitat ni Les Corts cedieran un local a la Agencia ya resultó significativo. Para 2019 cuenta con un presupuesto de 3,3 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos