La Intervención rechaza validar las cuentas de la firma de vivienda pública

Una reunión del consejo de administración de la EHva. /LP
Una reunión del consejo de administración de la EHva. / LP

La auditoría critica que la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo no haya remitido la información necesaria sobre las cuentas

Héctor Esteban
HÉCTOR ESTEBANValencia

La Intervención de la Generalitat y la empresa auditora contratada se han negado rubricar las cuentas de la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo (EVha) al entender que no han dispuesto de la información suficiente para valorar si la información presentada por la entidad pública transmite una imagen fiel de la situación económica de un ente adscrito a la conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, que en la última legislatura estuvo bajo el mando de la socialista María José Salvador.

La EVha es el instrumento público de la Generalitat para el desarrollo de vivienda pública y actualmente, según los datos recogidos por la página web oficial, cuenta con un parque de más de 13.000 inmuebles. El fin de este órgano de la Generalitat es promover y gestionar viviendas públicas, participar en procesos urbanísticos y remodelar los barrios con mayores necesidades. La Evha gestiona también el parque de suelo residencia e industrial-logístico.

Los auditores no han quedado muy convencidos de las cuentas que ha puesto el ente encima de la mesa y han llenado el informe de salvedades al entender que no reunían toda la documentación para rubricar la gestión económica de 2018. Así consta en la cuenta general del pasado ejercicio y que fue colgada ayer en la web de la Generalitat.

El primer dato que pone en cuestión la auditoría es la justificación del inmovilizado de unas instalaciones técnicas portuarias por un valor contable neto de 11.977.000 euros. El informe apunta que los auditores no han tenido a disposición la documentación que certifique que esa inversión se va a poder recuperar, «puesto que no hay planes concretos sobre la finalización de las mismas, ni valoraciones actualizadas de las inversiones realizadas». El informe destaca que no existe una perspectiva cierta de recuperación de parte de esa inversión. Además, existe un edificio en construcción por valor de 5,5 millones de euros con la intención final de venderlo en su actual estado de ejecución. Los auditores, al igual que ocurre con la anterior salvedad, tampoco se atreven a dictar una opinión sobre el valor recuperable.

Las cuentas de la entidad, firmadas por la nueva secretaria autonómica de Arquitectura Bioclimática y Sostenibilidad Energética, Laura Soto, recogen también 31,6 millones de euros de saldo pendiente de cobro y saldos acreedores por 12,1 millones de euros. Los auditores lamentan también que al cierre del ejercicio no han recibido respuesta a la solicitud de una selección de acreedores por valor de 5,5 millones de euros.

Otra de las apreciaciones recogidas en el informe se refiere a un saldo a cobrar con el Ayuntamiento de Valencia por unas obras de infraestructuras en el conocido como sector del Grao. «Existe una incertidumbre respecto al calendario y condiciones de cobro de este saldo, que asciende a 45.945.000 euros, dado que su exigibilidad queda supeditada al desarrollo de futuras actuaciones urbanísticas en los términos acordados en el convenio suscrito con el Ayuntamiento de Valencia».

Además, hay procesos judiciales abiertos que la auditoría es incapaz de valorar su efecto sobre las cuentas de la EVha. Uno de ellos afecta al sector Parque Ansaldo del plan general de Sant Joan de Alicante. Algunos propietarios señalaron que iban a pedir la ejecución de la sentencia de nulidad de la reparcelación, aunque la EVha señala que nadie lo ha pedido ni a la abogacía de la Generalitat ni a la empresa pública. En el caso de tener que hacer frente a una indemnización, según la memoria de la cuenta general, esta debería ser siempre económica al ser la sentencia inejecutable.

Además, después de que la Entidad Valenciana de Vivienda y Suelo asumiera la totalidad del patrimonio público de vivienda y suelo de la Generalitat a través de la ley de acompañamiento, sumaron en propiedades cantidades por valor de más de 470 millones de euros. Los distintos importes, según el informe de auditoría, se han obtenido de información auxiliar. Corresponde a información referida a más de 41.000 inmuebles, de los que más de 24.000 ya habrían sido escriturados. La Entidad, como señala el auditor, no ha podido realizar un estudio individualizado de los bienes que componen ese patrimonio adscrito ni de las posibles situaciones jurídicas que les acompañan. «No podemos concluir sobre el adecuado registro de los bienes ni su efecto en el resultado del ejercicio», señala el informe que acompaña a la memoria firmada por Laura Soto. Ante el elevado número de salvedades, los técnicos encargados de reflejar la imagen de las cuentas de la EVha han optado por aparcar la firma al no poder trasladar una imagen fiel de este organismo adscrito a la conselleria de Vivienda. «No expresamos una opinión sobre las cuentas anuales. No hemos podido evidencia de auditoría que proporcione una base suficiente y adecuada para expresar una opinión de auditoría sobre estas cuentas anuales», señala.