El histórico Gil Lázaro deja el PP

Ignacio Gil Lázaro. / juan j. monzó
Ignacio Gil Lázaro. / juan j. monzó

El fundador del partido en la Comunitat se da de baja tras 38 años de militancia | El exdiputado pone fin al «divorcio emocional» que mantenía con su formación y renuncia al escaño si corriera la lista

Francisco Ricós
FRANCISCO RICÓSValencia

Llevaba más de media vida de militancia en el PP, 38 años de los 60 con los que cuenta, y ayer dio el paso que tenía meditado desde hace tiempo: Gil Lázaro, un histórico del centro derecha valenciano con 33 años de parlamentario nacional, presentó su baja como militante del PP.

Entrevista

Junto a la baja, Gil Lázaro también entregó en la sede de los populares valencianos otro documento, sin fecha -para que la pongan los dirigentes del PP valenciano-, dirigido a la Junta Electoral Provincial en el que renuncia a ocupar un escaño en el Congreso si corriera la lista.

Gil Lázaro se quedó fuera de los teóricos puestos de salida en la candidatura del PP en las elecciones generales de 2015 y 2016, a pesar de que llegaba como secretario primero de la Mesa del Congreso en la legislatura 2011-15. Figuró en la candidatura en el puesto número siete, aunque en los comicios de 2011 concurrió en el tercer puesto.

Ignacio Gil Lázaro ha sido parlamentario 33 años, desde las elecciones de 1982 hasta 2015

Con esta decisión el exparlamentario pone fin a lo que definió como «divorcio emocional» que ha tenido con su partido. Un partido del que con 22 años, recién salido de la Facultad de Derecho y reclutado por Manuel Fraga, fue fundador «pueblo a pueblo» en la Comunitat Valenciana. Fue el último presidente de AP en la provincia de Valencia -no existía entonces estructura autonómica en el partido, solo provincial- y el primero del PP tras la refundación del partido.

Ejerció 33 años de parlamentario nacional, desde 1982 hasta 2015, siempre en el Congreso excepto una legislatura, la de 1989-1993, que estuvo en el Senado. En la Cámara Baja fue vicepresidente, portavoz adjunto, secretario primero de la Mesa del Congreso, y durante 12 años, miembro del órgano de gobierno de la cámara, además de presidente de la delegación española de España ante la Unión Interparlamentaria Mundial. Y el Gobierno le concedió la Gran Cruz del Mérito Civil y la Gran Cruz de Isabel la Católica.

El exdiputado deja el PP pero no renuncia a seguir en la política, puesto que «voy a seguir mostrando mis convicciones con más libertad que antes, aunque siempre he dicho lo que pensaba».