La familia Cotino, otra vez en el ojo del huracán judicial

Juan Cotino, en la Ciudad de la Justicia. /Efe
Juan Cotino, en la Ciudad de la Justicia. / Efe

La gran alquería que tienen en Xirivella ha recibido la visita de los agentes encargados de la investigación

D. Burguera
D. BURGUERAValencia

La relación de los Cotino con la Justicia vuelve a complicarse. Los procedimientos judiciales asedian desde hace años a esta familia, cuya cabeza política visible es Juan Cotino, expresidente de Les Corts y uno de los hombres fuertes del PPCV durante dos décadas. Ahora mismo, la gran alquería que tienen en Xirivella ha recibido la visita de los agentes encargados de la investigación tras la detención de Eduardo Zaplana y de Vicente Cotino..

Juan Cotino, presidente de Les Corts en la pasada legislatura y director de la Policía Nacional durante la etapa de Aznar al frente del Gobierno central, está implicado en varias causas judiciales, entre las que destaca la relacionada con la visita del Papa a Valencia y la trama Gürtel. Se enfrenta a 11 años de cárcel por intervenir a favor de las empresas de Correa. La Udef apunta a que se hinchó deliberadamente el precio de las pantallas. Su mandato en la Cámara parlamentaria valenciana se vio interrumpido antes de acabar la legislatura, a finales de 2014, por un frente judicial que ahora se acentúa. Al anunciar su dimisión aseguró que se dedicaría, en su Xirivella natal, a cultivar caqui, y precisamente allí donde ahora vive junto a parte de su familia han ido los responsables de la investigación.

El sobrino de Juan, Vicente Cotino, empresario que estuvo al frente de Sedesa y que ahora reconducía su actividad hacia el sector inmobiliario a través de empresas como Pontia Homes, ha sido detenido junto a Zaplana. No se trata de un trago nuevo para Vicente Cotino, uno de los empresarios que en la Audiencia Nacional admitió haber financiado al PP durante un juicio que acaba de concluir y que, ahora se sabe, no será la última vez que el empresario se verá inmerso en un procedimiento judicial. No obstante, su confesión, junto a otros ocho empresarios, no era tampoco el primer mal trago en los juzgados de Vicente Cotino. En enero de 2017, José Luis Olivas, expresidente de la Generalitat y de Bancaja fue condenado a año y medio de cárcel por falsificar una factura, y en ese mismo juicio, Vicente Cotino recibió la misma pena por pagar a Olivas 500.000 euros por un trabajo que nunca realizó y eludir así 150.000 euros en impuestos.

Más información de la detención de Zaplana