«Si no hemos sido capaces de flexibilizar el déficit, ¿cómo esperamos pactar la financiación?»

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en Valencia./Irene Marsilla
El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, en Valencia. / Irene Marsilla

El dirigente cree que con el avance de la legislatura «se ve más claramente el liderazgo del PSPV frente a Compromís»

JC. FERRIOL MOYAValencia

El valenciano José Luis Ábalos se ha convertido en una de las voces a tener más en cuenta en el Gobierno de Pedro Sánchez. Su condición de titular de Fomento, unida a la de responsable de Organización del PSOE, le convierten en el principal referente político valenciano en Madrid.

-La semana pasada el techo de gasto, y esta semana los taxis. ¿Se ha acabado la luna de miel con el Gobierno de Pedro Sánchez?

-No ha habido luna de miel. A este Gobierno no se le ha dado ni un minuto de tregua. Lo importante es que la ciudadanía en general sigue manteniendo la expectativa que tenía, más allá de que hay temas que hay que resolver. El conflicto del taxi lleva años.

-Si lleva años, ¿han faltado reflejos para ver venir el problema?

-El problema estaba ahí. Lo que ha desencadenado el conflicto es una iniciativa del área metropolitana de Barcelona que ha planteado una cuestión más allá de su competencia. Y la intervención del juzgado suspendiendo la aplicación del reglamento es lo que ha levantado al sector del taxi en Barcelona, y desde ahí se ha ido extendiendo.

-¿Ha pecado de debilidad el Gobierno con el colectivo de los taxistas? Parece que se quiera trasladar el problema a otras administraciones.

-Hoy por hoy las CC AA tienen delegada por ley orgánica la gestión de las competencias para otorgar las licencias de VTC. Nosotros planteamos cerrar el tema en la medida que las CC AA puedan regular la competencia, no solo las licencias en la medida que se trata básicamente de transporte urbano. Debilidad no ha habido. De lo que se trata es de no causar más males ni más daños de los que se están ocasionando.

-Hablemos de inmigración. ¿Situar a Casado y Rivera en la órbita de los dirigentes xenófobos europeos no es un exceso?

-El exceso es hacerse una foto con una valla o buscando un barco lleno de inmigrantes, sobre todo después de decir que llevar al Aquarius a puerto seguro era una campaña de imagen. Es contradictorio lanzar mensajes de que hay que combatir el racismo en Europa y tratar de sacar rédito de la inmigración diciendo que no hay papeles para todos.

-Pero lo que sí se ha constatado es un aumento del número de pateras que llegan a España...

-De 2016 a 2017 la llegada de inmigrantes creció un 170%. Esto no es ninguna novedad. ¿Cómo se ha aplacado durante años? Con mucha cooperación internacional, invirtiendo mucho en seguridad de fronteras y también en política internacional para que colaboraran los países africanos que son los que tienen la puerta.

«El Gobierno es muy sensible a la cuestión de la deuda de la Comunitat Valenciana»

-Lo que se reprocha es que en las mismas fechas del Aquarius llegaron tres veces más inmigrantes por las costas andaluzas.

-Pero eso no es contradictorio. Eso quiere decir que yo que estoy sufriendo el problema necesito llamar la atención de Europa. Si te pones frente a los valores que representa Europa y te planteas cerrar fronteras en plan Salvini, no te tiene que molestar que te llamen xenófobo. Un partido que ha gobernado hasta hace dos meses y que quiere volver a gobernar, no puede hablar como un partido que no piensa volver a gobernar en la vida. Querer ganar votos en detrimento de la moralización del país me parece peligroso.

-¿El viaje con el Falcon es un ejemplo del síndrome de la Moncloa?

-Muchos de estos desplazamientos se hacen así por cuestiones de seguridad.

-Igual el tema no es tanto el uso como que se destinó para acudir a una actividad privada (el FIB).

-El presidente, cuando va a una actividad de este tipo, no es una actividad privada, sino un gesto de respaldo. En este caso era avalar esa expresión musical y joven. Igual tenía que haberlo puesto en la agenda, pero también habría sido criticado.

«¿El viaje con el Falcon? Quizá tenía que haberse puesto en agenda pero también habría sido criticado»

-¿Usted se ve más cerca del ministro Borrell o de la ministra Batet respecto al conflicto en Cataluña?

-Ábalos tiene su propia posición (risas). Es verdad que ellos dos son catalanes, pero ninguno tiene una posición distinta a la del Gobierno. Borrell está haciendo un esfuerzo a nivel internacional para dar la imagen real del conflicto. Y a la ministra Batet le corresponde procurar que haya un espacio de encuentro porque tiene que gestionar las relaciones con todas las CC AA. Pero la política del Gobierno es siempre la misma.

-Sin periodo de gracia de los independentistas catalanes, con Podemos y Compromís absteniéndose en el techo de gasto...

-Lo que ha pasado va a servir de lección. No es comprensible que quienes quieren tener más capacidad de maniobra se pongan en contra, simplemente porque les parece poco. Será poco, pero es más de la que tenían.

-El conseller valenciano se abstuvo en el CPFF, quizá no fue la postura más congruente.

-Luego vino a matizarlo. En definitiva todos deben aprender un poco, en el sentido de si realmente queremos tener más margen y ayudar a la gobernabilidad o si estamos justamente en el proyecto contrario.

-¿Me puede explicar en qué va a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos la exhumación de los restos de Franco?

-No mejora el bienestar, pero seguramente a la convivencia democrática sí que ayudará a algunos. Lo que no tiene sentido es que se rinda homenaje de esta forma a un dictador. La semana pasada estuve en París, en el ministerio de Infraestructuras, donde hay una lápida con la lista de los funcionarios del ministerio que cayeron por la liberación de Francia. Y aquí tenemos a un dictador en un valle que se llama de los caídos.

-Algunas encuestas recogen cierta recuperación del PP tras la elección de Casado como presidente. ¿Aún mantiene que con él le irá mejor al PSOE?

-En esa encuesta el PP se queda por detrás del PSOE. Y lo que pienso es que un partido consigue gobernar cuando amplía su base social, nunca cuando la reduce. La percepción que tienen los ciudadanos es que el PP se ha derechizado mucho más.

-¿Decir sí desde la oposición a reformar la financiación autonómica y decir que no al llegar al Gobierno pone en duda la credibilidad de Sánchez?

-En la senda del déficit está la respuesta. Si no somos capaces de flexibilizar el déficit, ¿cómo vamos a acordar la nueva financiación?

-Pero la deuda valenciana es de 45.000 millones de euros.

-El Gobierno es muy sensible a la cuestión de la deuda de la Comunitat Valenciana.

-¿Comparte la propuesta aprobada por el PSPV en Les Corts para echar al Ejército de Capitanía?

-Lo normal en estos casos es que las instituciones hablen, no forzar situaciones de este tipo. Entiendo que tiene un valor cultural y que como tal debe de ser de disfrute de la sociedad, pero no deja de ser también administración.

-¿Hace bien el Consell al sacar adelante iniciativas que sitúan al valenciano en una posición de preferencia frente al castellano?

-Si el uso del valenciano ha estado en una situación clara de inferioridad, es normal que lo tengas que discriminar positivamente. En la Comunitat no hay ningún problema lingüístico y no es bueno inventárselo.

-¿Ha echado en falta mayor perfil propio del PSPV frente a Compromís?

-Le diré que no. Si había dudas al principio, cada vez se va viendo más claramente el liderazgo del PSPV

-¿Encuentra algún motivo para que Ximo Puig pueda plantearse un adelanto electoral?

-En principio, no.

-¿Usted es o no partidario de suprimir las diputaciones?

-Las diputaciones, como entidades locales que son, deben pasar por un proceso de revisión en sus competencias y conseguir un mejor encaje dentro del ámbito local, que debe prepararse para la nueva configuración territorial que en algún momento será una realidad. Las diputaciones actualmente tienen un papel fundamental en la asistencia a los pequeños municipios. En el caso de la provincia de Valencia el 80% de los municipios tienen menos de 5.000 habitantes.

«No veo ningún motivo por el que Puig pueda plantear ahora un adelanto electoral»

-¿Me puede explicar qué hace Jorge Rodríguez al frente de la alcaldía de Ontinyent tras ser suspendido de militancia de su partido y de pasar una noche en el calabozo?

-El partido tomó ya la decisión de suspenderlo temporalmente. Esa cuestión afecta al grupo municipal.

-¿Y es razonable que ese grupo dé apoyo a un cargo suspendido de militancia?

-Lo importante es que se levante el secreto de sumario para saber exactamente a qué nos enfrentamos y si hay que adoptar otras decisiones.

-El líder del PSPV anunció que no volvería a optar a la secretaría general. ¿Las listas autonómicas de su partido deberían incluir a su 'heredero'?

-¿Y cuál es ese heredero? En el PSPV no hay herederos. Todos los cargos, más allá de la voluntad de uno, han de ser ejercidos en su periodo y todos tienen fecha de caducidad.

-¿El futuro del PSPV lo decidirá Ximo Puig, usted o entre ambos?

-El futuro del PSPV lo deciden los militantes del PSPV en sus congresos. Y no lo digo por quedar bien, sino por convicción.

-¿Sandra Gómez es la mejor opción posible como candidata de su partido a la alcaldía de Valencia?

-La opción será la que decidan los militantes.

-¿Y su opinión?

-Mi opinión respecto a Sandra Gómez es cada vez más positiva.

«Mi opinión respecto a Sandra Gómez es cada vez más positiva, pero decidirán los militantes»

-¿Cuántos de los cargos valencianos que se ha llevado usted a Fomento son propuesta del jefe del Consell?

-Han sido consultados y apoyados por el presidente.

-¿Entendió que el alcalde Ribó autorizara el mural en homenaje a los condenados en Alsasua?

-No comparto ninguna solidaridad con las personas que provocaron esa agresión. No le encuentro justificación ninguna, así que no lo puede entender ni compartir.

-Dijo en el Congreso que se revisarían los plazos comprometidos para distintas obras del AVE...

-Para ver el grado de realismo de los mismos, con el propósito de procurar acelerarlo todo lo que pudiera.

-¿Afectará esa revisión a las actuaciones del corredor mediterráneo?

-De momento no. En el tiempo que soy ministro hemos licitado 417 millones de infraestructuras ferroviarias en la Comunitat Valenciana. Todas las licitaciones que afectan a la Comunitat siguen los plazos previstos.

-Ha anunciado la liberalización de la AP-7. ¿A partir de ese momento, se establecerá un peaje blando?

-Lo que debemos entrar es en un debate sobre una propuesta global sobre la sostenibilidad de la red de carreteras de toda España, no sólo en determinadas zonas.

-¿Ve factible la inversión de 12.600 millones hasta 2030 que la Generalitat reclama para el plan Uneix?

-Nuestra política no es de infraestructuras sino hacer posible la movilidad en el transporte. La exigencia de racionalidad, como plantea el tribunal de cuentas europeo, es cada vez mayor. Los recursos son escasos y la racionalidad en este debate debe ser cada vez mayor.

Fotos

Vídeos