La consellera de Transparencia abandona in extremis las comisiones de Les Corts

Rosa Pérez, conselelra de Transparencia. /Irene Marsilla
Rosa Pérez, conselelra de Transparencia. / Irene Marsilla

Pérez era la única dirigente con presencia en los órganos parlamentarios y delega las funciones para centrarse en su departamento

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERAValencia

El nuevo curso político que arranca en septiembre está a punto de comenzar y en Les Corts ya se preparan para poner en marcha la maquinaria parlamentaria que ha estado paralizada desde principios de año por las elecciones autonómicas y las vacaciones de verano. Tras la cita con las urnas, el próximo mes arrancará la actividad de las diferentes comisiones parlamentarias de esta legislatura y, por ello, Rosa Pérez Garijo, responsable de Transparencia, ha decidido, en el último momento, dejar de formar parte de las comisiones para centrarse en el Consell.

Desde la conselleria de Transparencia informaron que hay un acuerdo para repartir otra vez las comisiones entre los miembros del grupo parlamentario para que así Pérez esté más liberada de trabajo. Pero no todos los dirigentes del grupo parlamentario de Unidas Podemos tiene constancia y la decisión aún no se refleja en el portal de Les Corts. Aunque el reglamento no lo impide de forma clara, existe una norma no escrita que establecía que los consellers no debían formar parte de estos órganos parlamentarios. ¿Por qué? Los principales dirigentes del Consell cuentan con una agenda que nada tiene que ver con la del resto de diputados ysus obligaciones en el Ejecutivo les puede impedir muchas veces acudir a las sesiones organizadas.

Esta situación también podía chocar con el reglamento de Les Corts, que en el artículo 18 del capítulo cuarto deja claro que «los diputados y diputadas tienen el deber de asistir a todas las sesiones del Pleno de las Corts Valencianes y de las comisiones de las que formen parte». Hasta ahora, Pérez formaba parte de tres comisiones. En concreto, la también coordinadora general de Esquerra Unida era la representante de su grupo parlamentario en la comisión de Estatuto de los Diputados, Educación y Cultura. En esta última, era la única representante de su formación y su ausencia hubiese llevado a que Unidas Podemos no tuviese presencia en la misma. Además, en la referente a Justicia, Gobernación y Administración local incluso forma parte de la Mesa, el órgano de presidencia, al ser la secretaria. Un puesto que incluía una mayor carga de trabajo que en el resto.

Pérez se une así al resto de consellers que compaginan su cargo en el Ejecutivo con el de diputados pero que no están presentes en ninguna comisión. Los otros cuatro no tienen escaño en Les Corts. Por lo que ni siquiera pueden participar en las votaciones aunque sí pueden asistir a los plenos.

Debate interno

La necesidad de que la líder de EU mantuviese o no el puesto de diputada tras ser nombrada consellera de Transparencia ya generó hace unos meses un importante debate interno dentro de Unidas Podemos. El hecho de que la coalición tan sólo lograse ocho parlamentarios en las elecciones autonómicas llevó a que Podemos propusiese que tanto Rubén Martínez Dalmau, actual vicepresidente segundo, como Pérez dejasen el acta para que entrasen otros representantes que tuvieran tiempo para asumir el trabajo de Les Corts.

La líder de EU evitó renunciar a su cargo con el argumento de que su formación quedaría infrarrepresentada si sólo se centraba en el Consell. Si hubiese dado el paso, el siguiente parlamentario en la lista que hubiera accedido al parlamento regional hubiese sido de Podemos. Una situación que habría dejado a EU con un sólo representante en Les Corts. Desde la formación morada no veían problema a esta situación ya que recordaban que el orden de la lista había sido pactado y que muchos cargos de sus socios ya contaban con un puesto en la conselleria de Transparencia.