El Consell gasta en medio año el 83% de presupuesto pero sólo paga un 41%

Consellers del Botánico, en el seminario de Montanejos/Juanjo Monzó
Consellers del Botánico, en el seminario de Montanejos / Juanjo Monzó

La ejecución de las inversiones previstas para todo el ejercicio era en junio de solo un 13,5% y los proveedores tardaron 53,1 días de media en cobrar

Marta Hortelano
MARTA HORTELANO

Que la Generalitat Valenciana tendrá problemas económicos para acabar el año por la inestabilidad política en España lo ha reconocido ya hasta el jefe del Consell, Ximo Puig. Y que las cuentas ideadas para este ejercicio eran expansivas en cuanto al gasto, lo ratifican todos los organismos de control. Es decir, que la mezcla de ambos acontecimientos lleva visos de poner en apuros a la Administración valenciana, a la que no le ha quedado más remedio que ponerse a romper las huchas de los ahorros que tenían todas las consellerias para gastar a lo largo de esta segunda parte del año. Y en esas huchas, sin ayuda del Gobierno central que las rellena cada poco tiempo, tampoco quedan demasiadas monedas. Así se demuestra del nivel de ejecución del propio presupuesto de la Generalitat que mes a mes se puede consultar a través de su visor.

A fecha 30 de junio, el último dato conocido hace unos días, el Gobierno valenciano había comprometido ya un 83% de los 22.404 millones que había dibujado en sus cuentas para todo este 2019. Justo a mitad del ejercicio, los compromisos de pago del Consell ascendían a 18.641 millones de euros, según los dato de Hacienda. Una cifra elevada que, sin embargo, contrasta con el bajo grado de ejecución –es decir, de pago– que el Gobierno valenciano lleva en sus seis primeros meses. Hasta junio, la Generalitat sólo ha puesto en circulación 9.247 millones de euros, un 41% del total presupuestado y apenas la mitad de lo que tiene comprometido. Y es ahí donde se ven las apreturas económicas por las que pasa y seguirá pasando la Comunitat.

El Gobierno valenciano sólo ha invertido 88 millones en lo que llevamos de año

Atendiendo al ritmo de ejecución que el Consell ha ido manejando desde el inicio de año se puede comprobar que va pagando con cuentagotas en sus primeros meses del año, con una salvedad: el mes de abril. Curiosamente, el cuarto mes del año fue el elegido por el presidente de la Generalitat para hacer coincidir las elecciones autonómicas con las generales. En ese mes se pasó del los 1.749 millones ejecutados en febrero y los 2.932 millones de marzo al subidón de 6.538 millones que se inyectaron en la economía hasta el cierre de ese mes. Después, el ritmo ha vuelto a decaer en mayo hasta los 7.560 millones ya pagados y la cifra de junio.

La cifra es más preocupante aún si atendemos al grado de ejecución de las inversiones reales. El dinero con el que la Administración construye sus proyectos. En lo que llevamos de año, de los 745 millones de euros que el Gobierno valenciano se comprometió a gastar en este ejercicio, apenas ha ejecutado y pagado 88,2 millones. Es decir, un 13,5% del total en seis meses. Y el ritmo no se recuperará porque el Consell ya ha reconocido que el otoño será complicadísimo. El año pasado, en la misma fecha, el grado de ejecución de las inversiones era cuatro puntos más alto, pero también en niveles muy bajos.

Las cifras

22.404
millones de euros tiene previsto ingresar y gastar el Consell en su presupuesto de 2019.
18.641
millones tiene comprometidos hasta el 30 de junio, último dato disponible.
9. 247
millones de euros es la cifra real que ha pagado. La de inversiones es incluso menor: 88 millones.

Otro de los datos que nos hace ver que no sólo la mayor parte de los pagos están sin efectuar, sino que cuando se hacen es con retraso es el periodo medio de pagos a proveedores. El último dato conocido, el de junio, sitúa en 53,09 la media de días que tarda la Administración en abonar una factura, cuatro días más de media que el mes anterior.

En cuanto a los ingresos, la Generalitat sólo tenía derechos reconocidos de cobro por importe de 10. 085 millones de euros a 30 de junio. Un 45% de lo presupuestado, de lo que sólo ha recaudado algo más de 9.700 millones. El ritmo, en la recaudación de impuestos es bueno –casi la mitad de lo presupuestado– pero no así en la venta de patrimonio, con la que el Consell sólo ha recaudado algo menos de 3 millones de euros de los 255 presupuestados.

Con este panorama económico, en el que el ritmo de gasto es bastante superior al de ingresos, Hacienda ha comenzado a interferir sobre las inejecuciones en todas las consellerias. Fuentes del Consell aseguraron que la primera previsión con la que se trabajó era de 437 millones en retenciones de crédito en las consellerias y su sector público empresarial –319 de los departamentos y 118 de las empresas públicas. Sin embargo, parece que la cifra de Hacienda está ya más cerca de los 500 millones de euros bloqueados.

Más sobre el tema