El juez abre juicio a Camps por la trama Gürtel ante el «arsenal de indicios»

Francisco Camps. /Irene Marsilla
Francisco Camps. / Irene Marsilla

El instructor aprecia numerosas evidencias que confirman la confesión del Bigotes durante el juicio de la financiación ilegal del PP

A. G. R. / M. B.Madrid

Francisco Camps volverá a sentarse en el banquillo de los acusados seis años después de ser juzgado por aceptar regalos de ropa de la trama Gürtel. En aquel procedimiento resultó absuelto por un jurado popular. Ahora su futuro quedará en manos de un tribunal profesional. En el banquillo se sentará junto a tres exconsellers Alicia de Miguel, Manuel Cervera y Luis Rosado. De nuevo la sombra de la red de Francisco Correa planea sobre los dirigentes populares. La Fiscalía reclama para el expresidente dos años y medio de prisión por estos hechos. El PSPV también busca una condena por estos hechos. Reclama nueve años porque suma tráfico de influencias.

El juez ha citado a Camps el día 23 de septiembre, a las 10.00 horas, para notificarle el auto en persona.

El expresidente se ha visto implicado en este asunto en la última fase del procedimiento. De hecho, la instrucción estaba ya cerrada. Fue la confesión de Álvaro Pérez, el Bigotes, y de Ricardo Costa durante el juicio por el delito electoral del PPen las elecciones de 2006 y 2007, lo que precipitó la reapertura de la causa y la imputación in extremis del expresidente.

El juicio abordará determinadas contrataciones de la Generalitat con la empresa Orange Market, la filial de la trama en la Comunitat. En concreto, Camps está bajo sospecha por el estand de fitur de 2009. Nada tiene que ver este asunto con el otro expositor, el de la edición de 2007, que ya fue juzgado en el conocido como caso Fitur con condenas para la expresidenta de Les Corts, Milagrosa Martínez.

El juez, en su auto de apertura de juicio oral, considera que concurre «una amplísima serie de evidencias que corroboran tal manifestación», en referencia al testimonio del Bigotes, «y cada uno de los elementos que la sustentan». Según el instructor, Camps, que mantenía una estrecha amistad con el Bigotes, participó en la adjudicación del contrato de Grandes Eventos Fitur 2009 a favor de Orange Market, empresa de Francisco Correa. Lo hizo «para favorecer» a dicha mercantil «como venía haciendo desde 2005 a cambio de su paciencia y resignación ante el impago de la multimillonaria deuda» que el PP valenciano tenía con Orange Market, y su colaboración al aceptar las ilegales fórmulas de pago que el partido utilizaba» para ir cancelándola.

Es más, el instructor sostiene que Camps dio indicaciones a la ex directora general de promoción institucional Dora Ibars para ello, como también piensa la Fiscalía, que cuantifica el montaje en 366.529 euros. Para dicha adjudicación el responsable de la trama en Valencia, Álvaro Pérez, 'el Bigotes', y el contable de Orange Market, Cándido Herrero, se concertaron con Camps para que se hiciera «sin procedimiento de contratación alguno».