Artadi carga contra el juez Marchena por no permitir el visionado de vídeos del 1-O en el juicio

La Generalitat cree que es «ridículo» negar las cargas policiales en el 1-O y afirmar que el independentismo actuó de manera violenta en octubre de 2017

CRISTIAN REINOBarcelona

La Generalitat catalana ha cargado esta mañana a diestro y siniestro a propósito de la celebración del juicio del 1-O contra los doce líderes del 'procés'. La consejera de la Presidencia, Elsa Artadi, ha arremetido contra los exmiembros del Gobierno central que han declarado como testigos en la vista y ha criticado incluso al juez que preside el juicio, Manuel Marchena, al que ha reprochado que no permita el visionado de vídeos con las cargas del 1-O. Cargas que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, negó ayer, amparándose en tecnicismos del ámbito de la seguridad. «Las cargas del 1-O fueron una obviedad, las vio todo el mundo», ha afirmado Artadi.

Según la consejera de la Presidencia y portavoz de la Generalitat, tanto Nieto como esta mañana el exdelegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, han practicado el «negacionismo» respecto a la actuación de la Policía. Y a su juicio, la única violencia que hubo durante todo el proceso secesionista fue la que provocaron la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía con sus intervenciones para tratar de evitar -sin éxito- la celebración del referéndum. «La única violencia fue la de la Guardia Civil y la Policía Nacional para evitar que la votara. Este es el delito que debería estar juzgándose», ha asegurado, horas después de que la Audiencia de Barcelona haya reabierto una causa contra agentes de la Policía española por las cargas del 1-O en una escuela de la capital catalana. «Cargaron contra gente pacifica, gente mayor, gente que no hacía nada y gente que estaba en actitud tranquila», ha apuntado.

Millo ha afirmado esta mañana ante el Supremo que «no se puede negar la violencia en el independentismo». Artadi, en cambio, ha replicado que hablar de violencia en el movimiento secesionista es «ridículo» y que se está intentando hacer un relato falso sobre lo que ocurrió en octubre de 2017. A su entender, ni la Fiscalía ni la Abogacía del Estado, en sus interrogatorios, han tratado de probar esta circunstancia, lo que desmonta el relato sobre la violencia y el supuesto delito de rebelión que pesa sobre algunos de los acusados. «En ningún caso han intentado demostrar lo indemostrable», ha mantenido sobre la actuación del Ministerio Público y de la Abogacía del Estado. «A estas alturas no se puede hacer negacionismo de las cargas policiales del 1-O, esas imágenes se han podido ver en todo el mundo menos en la sala del Supremo», ha rematado.

Más información