Alfonso Grau: «Nunca me he reunido con el abogado Corbín»

Alfonso Grau: «Nunca me he reunido con el abogado Corbín»

A. G. R.

Alfonso Grau es una persona sin cuya participación no se puede entender la política municipal en las dos últimas décadas. Lugarteniente de Rita Barberá, se ha visto implicado en un rosario de asuntos de corrupción. Al verse sentado en el banquillo de Nóos por los convenios con Iñaki Urdangarin siempre culpó a la alcaldesa. El resto de las causas, delito electoral del PP y el cohecho de los relojes de lujo, ya parecen cosecha propia.

El exvicealcalde precisamente terminó ayer la primera semana de juicio por los relojes que supuestamente aceptó del empresario de Transvia. La vista no ha comenzado de manera satisfactoria para sus intereses. Le piden seis años de cárcel. Alrededor de las 13.30 abandonaba la Ciudad de la Justicia no sin antes comprar el 92.135 de la ONCE. Minutos antes, atendió a los medios de comunicación porque en algún momento, durante la causa por el blanqueo del PP en el Ayuntamiento, su nombre se vinculó al cuñado de Barberá José María Corbín. «No me he reunido con él en mi vida», aseguró tajante el exvicealcalde. Pero tras su periplo judicial de los últimos años, ya no descarta absolutamente nada. «No me extrañaría que me llamaran ni como testigo ni como investigado», indicó no sin esconder una sonrisa.

Grau no negó que conociera al abogado, casado con la hermana de la alcaldesa, Asunción Barberá. Pero limitó los encuentros a una estampa más profesional que laboral. «Cuando más he estado con él ha sido en el balcón del Ayuntamiento cuando sus hijas eran pequeñas y yo también estaba con las mías». Se refería a la Cabalgata de Reyes.