El abogado de Cuesta: «Mi cliente era el tonto útil»

La defensa presenta al exgerente como una víctima de la trama

A. Rallo
A. RALLOValencia

El juicio del caso Emarsa está a punto de finalizar. El abogado de Esteban Cuesta, el que fuera gerente de la depuradora de Pinedo, ha presentado hoy su informe. La defensa ha insistido en presentarse como víctima de una trama "preestablecida" a su llegada a la planta. "Tonto útil", ha definido a su representado. Según su relato, otros -el informático y el director financiero- se aprovecharon de la buena fe del gerente, que sólo quería cumplir el encargo que le había hecho su partido, el PP, de dirigir la empresa pública. "Encontraron a un hombre con ambiciones, pero con nulos conocimientos de facturación", ha resumido su letrado.

La defensa de Cuesta ha recordado que ya olía a podrido cuando su patrocinado llegó a la depuradora de Pinedo. "Allí no llevaban Coco Channel", ha ironizado. Además, ha puntualizado que aquello era un instrumento para colocar a personas afines a la ideología de todos los partidos políticos.

El letrado ha lamentado que la fiscalía no le haya reducido la pena al aplicar una atenuante de confesión cuando ha aportado datos relevantes y eficaces y que han sido útiles a los investigadores. Considera, además, que también se le debería aplicar una reducción al haber reparado el daño. Ha admitido que no ha devuelto el dinero, pero sí que solicitó perdón en sus comparecencias, fundamentalmente televisivas. Por último, ha pedido al tribunal que tenga en cuenta unas supuestas dilaciones indebidas ya que el juicio se ha celebrado siete años después de la presentación de la querella.