Espot vuelve a renacer

La experiencia de pasear en una máquina pisapistas es una de las actividades más preciadas/Espot esquí
La experiencia de pasear en una máquina pisapistas es una de las actividades más preciadas / Espot esquí

La estación catalana, perteneciente al grupo Ferrocarriles, disfruta del éxito tras superar una crisis esta misma temporada

J. GONZALOMADRID

Espot es pura libertad, un lugar en el que sentir la adrenalina del descenso en una situación privilegiada en los Pirineos, junto a un Parque Nacional. Sus 25 km esquiables -actualmente se mantienen 19 disponibles- hacen de este paraíso catalán un centro invernal de esquí dirigidos a toda la familia, un destino en el que el objetivo es buscar sensaciones sobre la nieve y la calidad de un pueblo típico alpino.

La estación perteneciente al grupo Ferrocarriles, no obstante, ha sufrido durante estos meses. Una avería en el telesilla de acceso al complejo fue motivo de cierre de la infraestructura. El mal no se alarga demasiado en el tiempo, pues rápidamente se buscaron soluciones al problema para seguir recibiendo a los amantes de los deportes del oro blanco. Soluciones, en todo caso, que han terminado siendo un éxito completo.

Es posible subir a cota 2000 en una experiencia inolvidable

Tanto es así que desde la estación de Espot se puede vivir la experiencia de subir hasta la cota 2000 en un paseo inolvidable en máquina pisanieves. Algo impensable hasta ahora, cuando la crisis ha sido solventada de la mejor forma posible. Tras celebrar la fiesta de Carnaval con aficionados disfrazados y un precio especial para todos ellos, arranca una recta final que se espera que sea muy atractiva para el dominio del Pirineo Catalán.

Celebración del Carnaval en la estación de SkiPallars
Celebración del Carnaval en la estación de SkiPallars / Espot

Así lo marcan unas condiciones que son espectaculares desde que abriese el curso. Las acumulaciones siguen siendo abundantes y las previsiones meteorológicas aún apuntan la llegada de nieve y frío. Los aficionados al ski o snowboard siguen de enhorabuena, todavía queda mucho tiempo por disfrutar. Y qué mejor que hacerlo en las pistas de Espot, dónde la grave crisis ya quedó muy lejos.